jump to navigation

No le tengas miedo al dolor marzo 2, 2010

Posted by Malena Ferrini in Autoayuda.
Tags:
trackback

El accidente de Chernobyl

El desencuentro quizás fue porque  yo era pacata o vos estabas en la joda. No lo sé. A veces me detengo a pensar en esas tardes eternas que pasábamos hablando como amigos de toda la vida. Nos mirábamos y el ambiente se cargaba de una energía extraña e invisible. Era como radiactividad, y nos ardía en la piel, pero desde adentro.

Yo intentaba neutralizarlo porque ibas a hacerme sufrir y vos… no sé que hacías con todo eso. Quizás me buscabas pero no te dejaba encontrarme. Tal vez por eso me decías tantas cosas que yo no entendía (o no creí).

Ahora no encuentro una razón que justifique esta historia que no tuvo lugar y ya no puede ser o no será; pero al menos me permito inmutarme. Abro mis sentidos a los tuyos, que otra vez me horadan desde adentro. Busco consuelo en la ausencia y y me dejo llevar en unos (tus) brazos blancos y ajenos que tomo prestados por un único instante:

-Te quiero, vos no sabés lo que te quiero, siempre te quise.

Pero algo se ha perdido en el camino. Unos dedos acomodan mi mechón de pelo en la frente, me acercan papel tissue y agua. Una sonrisa incómoda ataja unas lágrimas saladas, y la urgencia del trabajo nos arranca del desvarío, la maldad o el contrasentido.

De pronto es de noche y estamos atónitos. Sabemos que todavía nos pasa algo parecido y quizás por eso no volvamos a vernos. Chateamos nuestra nostalgia, nuestra tristeza y nuestra culpa.

Esta mañana el desayuno es amargo. Sonrío miserablemente mientras me alegra un poco haber perdido el miedo a una radiactividad tan trasnochada.

Es eso, o amanecí en una Chernobyl recién evacuada.

Me aconsejó mi amigo, y tenía razón.

Anuncios

Comentarios»

1. UBS - marzo 2, 2010

M. has sido tan exacta en tu relato que cdo me permití verlo, mi mirada leía mi propio escenario:

El desencuentro quizás fue porque yo era un soñador y vos estabas despierta. No lo sé. A veces me detengo a pensar en esas tardes de chocolates que pasábamos hablando de toda la vida. Nos mirábamos y el ambiente se cargaba de una energía extraña e invisible. Era como radiactividad, y nos ardía en la piel, pero desde adentro.
Yo intentaba neutralizarlo porque no había llegado en un buen momento y vos… no sé que hacías con todo eso. Seguro te buscaba pero vos no te dejabas encontrar. Tal vez por eso me decías tantas cosas que yo no entendía (pero creí).
Aún encuentro razón que justifica esta historia que no tuvo lugar y ya no puede ser o no será; pero no me permito inmutarme. Abro mis sentidos a los tuyos, que otra vez me horadan desde adentro. Busco consuelo en la ausencia y me dejo llevar en un abrazo invisible que una vez te regalé y que hoy tomo prestado por un único instante:
-Te quiero, vos no sabés lo que te quiero, siempre te quise y creo que siempre te querré.
Pero algo se ha perdido en el camino. Mis dedos ya no acomodan ese mechón de pelo en tu frente, aunq me acercan papel tissue y agua. Y sólo una carta incómoda ataja unas lágrimas saladas.
De pronto es de noche y estamos atónitos. Sabemos que todavía nos pasa algo parecido y quizás por eso no volvamos a vernos. Chateamos nuestra nostalgia, nuestra tristeza y nuestra culpa.
Esta mañana el desayuno es amargo. Ya no sonrío ni me alegro porque todavía no he perdido el miedo a una radiactividad tan trasnochada.
Es eso, o amanecí en una Chernobyl recién evacuada.
Me lo dijo un recuerdo.

M. - marzo 2, 2010

Qué triste.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: