jump to navigation

Si no te perdonás vos, no te perdona nadie mayo 9, 2010

Posted by Malena Ferrini in Asuntos de pareja, Autoayuda.
Tags: ,
trackback

Una lectora y aclamada comentarista de este blog nos cuenta qué hacer con una pared blanca. Con ustedes Romina.

En mi casa ahora hay una pared blanca. En mi casa, que siempre estuvo abarrotada. Bueno, y que siempre había sido nuestra casa. Pero ahora es sólo mía.

Esa pared blanca frente a mi cama me mira fijo preguntándome “¿Qué vas a hacer?”. Es cierto, tengo planes para esa pared, ya quiero llenarla de cosas. Pero también es cierto que por ahora es un lienzo en blanco… una ausencia.

Si hubiera podido pedir un deseo, habría pedido volver a amarte. Si no, que no sufrieras. Pero no hay lámparas de Aladino que valgan, sólo paredes. No hay nada, nada, nada peor que ver llorar a alguien que querés y saber que es por tu causa, por más justificada que parezca, por más que tus actos intenten evitar un daño peor. Ahora lloro yo, pero no lloro porque te extraño, sino por que no. No lloro por vos, a quien vi de buen ánimo y con ímpetu, sino por mí. No deja de acosarme la idea de que lo que te hice fue horrible. No puedo pensar en vos sin pensar en ese momento en que te hice llorar. No puedo sacármelo de la cabeza aún ahora, cuando te veo tan campante. Y así me exilié de mis amigos y mi familia, para hacerte todo más fácil, como quien le da un dulce a un chico para que no le duela la vacuna, aunque no tenga nada que ver. Ahora empiezo a pensar que ese ligero sinsentido no tenía que ver con complacerte, sino con castigarme, con creer que me merezco quedarme sola. Siento que, ya que no te puedo dar una vida feliz, tengo que facilitarte lo que sigue, ¿pero cuánto de lo que trato de darte tiene que ver con el afecto y cuánto con la culpa? Parece que para mí siempre vas a ser el de la cicatriz.

Si no me perdono, la pared blanca se va a llenar de cosas tristes, oscuras, inútiles, o peor, no se va a llenar de nada, se va a quedar así, acusatoria en su blancura, como la mancha de Lady Macbeth pero al revés. Si me perdono, se va a llenar de imágenes, música y color. Si me perdono, voy a reencontrarme con mi familia. Si me perdono, puedo recomenzar.

Parece fácil, ¿no? Sólo tengo que lograr perdonarme…

Anuncios

Comentarios»

1. Laurita - mayo 9, 2010

Si no lo extrañás, no tenía sentido que siguieras con él. Todos dejamos a alguien alguna vez. A todos nos han dejado, o no nos han querido.

Es parte de la vida. Se entiende que él esté triste, pero no es tu culpa no amarlo.

Yo creo que en realidad lo que necesitás es aceptar que no tenés que perdonarte por no querer seguir en una relación, porque dejar de amarlo no es algo que hiciste a propósito para lastimarlo, ni es algo que pudieras evitar.

Un abrazo.

Malena Ferrini - mayo 10, 2010

Hola Laurita! Hay algo que es engañoso en pensar que el que deja sale ileso y el otro pobre queda muy mal haciendo un duelo y sufriendo un dolor que es asimétrico. Si el amor estuvo ahi, los dos miembros sufren a la par, aunque quizás el que decidió terminar empezó a sufrir mucho antes… y por eso todos creerán que sufre menos.
Beso!

2. carolina - mayo 9, 2010

..Tiempo.. Aún cuando suena a cliché. La experiencia y el camino recorrido y tropezado, me dicen lo mismo.. Tiempo.. Como cualquier situación que requiere un proceso..una pintura que primero es pensada, bocetada, pintada.y luego hay que espèrar que seque.. Como cualquier proceso orgánico.. tu corazón (y el suyo) va a sanar..

“La tierra parece estar quieta
Y el sol parece girar,
Y aunque parezca mentira
Tu corazón va a sanar
Y va a volver a quebrarse
Mientras le toque pulsar..
Y volverás a esperanzarte
Y luego a desesperar
Y cuando menos lo esperes
Tu corazón va a sanar..” (Drexler)

Malena Ferrini - mayo 10, 2010

Hola Caro. Es verdad, nada como el tiempo para sanar las heridas. Nada como el cariño de los amigos a modo de curaciones. Beso.

3. Romina - mayo 10, 2010

Aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhhhh, me conmoví! Me posteaste!!! Gracias 😀

Malena Ferrini - mayo 10, 2010

Romiiiiiiii…..Me lo estaba guardando para una ocasión especial… me encantó lo de Lady Macbeth y sus manchas. Mirá que sos erudita, che! besos

4. Pupa - mayo 11, 2010

Dios! A quién no le pasó! Que culpógenas somos… que dolor es dejar sabiendo que va a sufrir… que difícil es… que bien que escribe Romina! (ya lo sabíamos)

Malena Ferrini - mayo 12, 2010

Hola Pupa, culpógenas es la palabra. Aunque no sean errores nuestros siempre hay algo de eso. beso.

5. Ana - mayo 11, 2010

Dejar o que te dejen, las dos cosas duelen, solo que en uno despues de hacerlo sentis alivio, y en el otro sentís que dejas de vivir.
De todo se sale, pero como cuesta.

un beso

Malena Ferrini - mayo 12, 2010

Hola Ana. Bienvenida!!A veces cuando se deja, tambien uno siente que deja de vivir. Yo creo que las dos partes sufren, aunque quizás el otro más por la sorpresa. Besos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: