jump to navigation

Cómo detonar en un lugar para relajarse: experiencia spa julio 29, 2010

Posted by Malena Ferrini in Consejos de belleza, Ocio y viajes.
Tags:
15 comments

La que como yo nunca fue al spa no sabe muy bien qué esperar de todo eso, y tampoco acaba de entender la dimensión real de la experiencia. He aquí el day-spa que tuvimos con mi amiga en las termas.

 

Primero nos dieron batas y toallas y nos mandaron a los vestuarios a cambiarnos. Cuando ya estábamos con las tetas al aire entró un señor y lo echamos a gritos. Entonces se arrimó la encargada a decirnos que los vestuarios eran mixtos, que nos metamos en el sucucho. Cuando estuvimos listas nos mandaron al patio, y en la piletita nos cruzamos otra vez con el mismo señor. Estaba con la novia, una flaquita de pelo corto y cara de orto.

De ahí fuimos a parar a la nebulización, donde transpiramos la gota gorda y leímos unas Cosmopolitan del año del jopo. El lugar era como una gruta, y cuando me quedé sola ahí sentada, me imaginé qué podía pasarme si entraban otros pasajeros y se confundían creyendo que yo era la virgen. Gracias a dios no pasó. Pronto entró más gente.

Y después salieron. Primero salió la cara de orto porque se sentía mal y el novio se quedó ahí lo más pancho, pero no alcanzó a cerrarse la puerta que la escuchamos gritar.

-¡Qué! ¿Te vas a quedar ahí sentado?

El tipo saltó del asiento, se calzó la bata y corrió al lado de su amor con cara de susto. Mientras tanto, nos guiaban a un horno eléctrico donde casi me agarra el ataque de pánico. Pobrecitos los pollos rostizados. Salí viendo estrellitas blancas y me senté en un silloncito. Ahí me quedé dormida, creo. Porque me desperté toda blandengue cuando nos indicaron que fuéramos al hidromasaje termal y supe exactamente qué siente un huevo poché cuando lo están cocinando.

Lo que siguió fue el fango termal: nos untamos con barro podrido (menos los tatuajes, porque no habían cicatrizado bien). Nos secamos al sol cuan ánforas etruscas y luego nos dirigimos a la ducha escocesa a limpiarnos el elíxir aplicado.

La ducha escocesa es una f***ing mentira. Esa cosa te tira con agua como si fueras un manifestante enardecido y te manguereara la cana. A mí me sacó el barro, pero también parte de mi bikini blanca que nunca volvió a ser la misma. Por lo demás estábamos iguales. Si van, ahórrense el enchastre y salteen ese paso.

Nos quedamos descansando en una cascadita de piletas, jugando al Titanic con los flotadores “Come back, Jack”. Eso estuvo mas o menos lindo hasta que nos avisaron que era la hora del masaje y tuvimos que atravesar todo el hotel mojadas, en bata y ojotas hasta llegar a una puerta donde la empleada, haciendo chuchos de frío señaló un techo verde a a doscientos metros. Ahí es, vayan rápido. Corrimos en ojotas por la nieve, sin más abrigo que la bata y la bikini empapada. El vientito montañés atrapaba nuestras puteadas. Supongo durante el masaje recobramos la temperatura corporal y nos descontracturamos. Pero sólo fue relajante hasta que nos acordamos de las temperaturas bajo cero y los doscientos metros en ojotas que nos separaban del hotel.

A la vuelta, nos tocó sentarnos separadas en la traffic.

A que no adivinan quién estaba al lado mío.

Siempre viene bien un poco de autobombo julio 27, 2010

Posted by Malena Ferrini in Autoayuda, Entretenimientos.
Tags:
4 comments

Me quedé sin baterías y no pude escuchar más música. Es inimaginable lo que puede pasar si se me deja a solas con mi cabeza aunque sea sólo lo que dura el micro desde mi trabajo hasta mi casa.

Miraba por la ventanilla tarareando Creep de Radiohead. Qué loco que en un pueblo como San Carlos alguien pintara el nombre de esta banda en una pared. Qué estará haciendo mi comentarista y amiga Romina que acaba de volver a Buenos Aires y entiende mis silencios como poca gente. Como si fuera esperable que me calle de repente. Como era de día y ahora se ha hecho de noche. Mi primer día de laburo después de las vacaciones tiene una noche con luna llena y me acuerdo de un sorete encantador que se creía que era hombre lobo y no tenía ni un bendito destapacorcho. La moza que adivinó que necesitábamos el corcho para llevarnos el vino. Las manos blancas del pianista engripado y la botella a los pies de la cama. Esta cita es un fracaso, debe haber pensado él con sus cuarenta grados de fiebre mientras yo lo arropaba y le daba agua. Pero a mí me gustó tanto que sentía más piedad que ganas de capitalizar una noche hermosa y difícil en una mera historia de blog que sonara a autobombo. Como publicar que hace más de una semana me escribieron los de revista oblogo para avisarme que mi post concursa por dos mil quinientos pesos. Que haga alharaca así me votan y me lleno de plata para vaya a saber qué. Bueno. Dos lucas y media no le vienen mal a nadie. Vótenme porfis. Que de repente me puse melancólica. ¿O será que me está por venir? No veo la hora de llegar a mi casa y apoyar el poto en la estufa.

Premio Oblogo Hipotecario

El consejo me lo dio un colega y amigo personal cuyo nombre prefiero resguardar.

Cómo paliar el dolor julio 25, 2010

Posted by Malena Ferrini in Autoayuda.
Tags:
13 comments

Duele partir, duelen los tatuajes, duele la distancia. Duele quebrarse, duele el desamor, duele caerse. Duele toser tanto, duele pagar mucho. Duele la desesperanza, duele la garúa y duelen los hombres que no fueron the one.

Duele el stress en contracturas, duelen los tacos aguja y las operaciones de nariz. Duelen los abrazos vacíos, los silencios que no se eligen. Duelen los libros agotados y duelen los recuerdos revisitados.

Pero eso es lo normal. Ahí está el dolor y nos recuerda lo vivos que estamos. Sirve para crecer, para valorar, para madurar… quizás en un sentido oscuro el dolor sirva para contrastar lo hermoso que tiene la vida. Para ser la tónica en una existencia que de otra manera sería lúgubre o (peor) neutra.

Duele y no hay mucho que hacer al respecto; pero el contrapunto hace que todo valga la pena.

Una persona que dice un piropo es alguien capaz de desafiar al destino y a las probabilidades matemáticas julio 22, 2010

Posted by Malena Ferrini in Cómo perder a un hombre, Consejos para hombres, Semiótica Viril, Uncategorized.
Tags:
7 comments

Eso dijo el fantasma y me arrancó un ataque de risa:

He aquí algunas de las más bizarras morondangas piropeadoras que oí en distintos bares, provenientes de labios etílicos.

  • Vos estás loquísima.
  • Toda grandota sos.
  • Parecés europea.
  • Tu espalda es espectacular, casi de travesti.
  • Tenés los cachetes más rojos y enormes que haya visto.
  • Flor de cadera ¿eh?
  • Son lindos tus ojos pero no sé a dónde estás mirando.
  • Yo creo que vos te afeás.
  • En proporción con tu cuerpo tenés las piernas muy largas.
  • Parecés una mesita.
  • Qué linda remera, seguro te la cosiste vos.
  • Sacáte los lentes así te parecés un poco a Cameron Díaz.
  • Qué panza bárbara.
  • Sos una mina rara.
  • Esos ojos taladran.
  • Ahora que tenés ese pelito así, estás media lindita.

Y ustedes ¿Qué piropos contraproducentes han escuchado?

Uno no hace amigos: los reconoce a medida que los va encontrando (Isabel Paterson) julio 20, 2010

Posted by Malena Ferrini in Autoayuda.
Tags:
2 comments

Yo sé que lo que tenemos es amistad cuando ponés los ojos en blanco y sonreís haciendo fuerza para no enojarte. Lo sé cuando me llamás llorando, cuando me contás un secreto, cuando me das cien indicaciones sabiendo que muy probablemente no te voy a hacer caso, cuando me agarra la pachorra, la tristeza  o el malhumor y me decís ¡Dale Malena!

Lo noto cada vez que me pasás a buscar y me esperas un poquito. Cada vez que te acordás de las cosas que te cuento y cuando me enseñás todo eso que sabés y no tenés necesidad de guardarte. Lo sé porque te bancás que me quede dormida en medio de una charla, porque me ponés un hombro para que llore de vez en cuando, porque celebramos cuando nos va bien y cuando pasan cosas feas también celebramos, aunque con otros ritos.

Y así seguimos, mientras te agarrás la cabeza, te matás de risa o te mordés el labio escuchando mis locuras, mis gansadas. Compartiendo cosas simples como silencios con galletitas, o profundas como el amor o la llegada de los hijos. Riéndonos como adolescentes en la edad del pavo, extrañándonos de vez en cuando.

Te quiero. Es raro y es obvio a la vez. Creo que te lo digo menos de lo que debería.

También hay que saber detenerse cada tanto julio 18, 2010

Posted by Malena Ferrini in Autoayuda, Ocio y viajes, Salud y prevención.
Tags:
3 comments

Me tomé un día de spa, por eso no hubo post hoy. Espero sepan disculpar. Pronto volveré a la normalidad y les contestaré todos los comments.

Gracias por entender. De verdad necesitaba el descanso. Nos vemos el martes.

Cómo desaparecer completamente julio 15, 2010

Posted by Malena Ferrini in Autoayuda, Oníricos.
Tags:
3 comments

Me fui. Me escapaba corriendo de un monstruo atroz y negro que no dejó de morderme las piernas mientras corría y corría escuchando sus ladridos en la oscuridad. Cerraba los pulmones mojados de llanto, y sin poder suspirar me agitaba llena de noches insomnes. Dejando esputos y lágrimas en un pañuelo de papel arrugado. Atravesando el pavimento oscuro de esos mil kilómetros que tantas veces recorrí de atrás para adelante y de adelante para atrás.

Me fui huyendo y llegué a ninguna parte. Apareció otra vez para atragantarme de miedo cuando encontré sus garras en una esquina y supe que nunca, jamás dejaría de perseguirme. Lo miré a los ojos escarnecida, le grité que me deje en paz hasta quedarme muda, pero siguió perforándome desde los adoquines, los bandoneones y la garúa que taladraba la noche o la mañana gris.

Ahí estaba, con sus fauces abiertas esperando arrancarme de mí cuando decidí enfrentarlo.

No te tengo miedo. Dije en voz alta adentrándome en las calles negras, impregnadas de besos viejos de olores fétidos, de gente sin casa. Yo soy más fuerte que esto.

Lo miré de nuevo a los ojos a pesar del miedo y todo lo demás. Supo que yo no iba a dar ni un paso atrás, y mientras guardaba sus lenguas de hielo y giraba sobre sí con la cola entre las piernas lo supe.

A partir de hoy no necesito correr más. Ahora voy a volar.

La inventora de la pólvora murió quemada julio 13, 2010

Posted by Malena Ferrini in Autoayuda, Secretos de conquista.
Tags:
2 comments

Entonces tuve la genial idea de hacerme un blog. De escribir como tanto me gusta. De hacerlo público en el facebook y ganarme unos cuantos lectores. Unos locos delirios de hacerme famosa o compartir tanta sabiduría (o estupidez) acumulada con tantas mujeres y hombres que intentan entenderse desde siempre sin éxito.

Lo peligroso es que después recibo más y más invitaciones de amistad en el face, o se corre la voz y me visitan otros y corro el riesgo de quedar como una lunática ante una gente que no estoy segura entienda la verdadera dimensión de la situación; me expongo a que se confundan y se asusten como esa mujer que se puso a gritar cuando vio en el hotel a Anthony Hopkins y se creyó que era el Doctor Hannibal Lecter. Después de eso nadie pudo convencerla de lo contrario.

Ya me lo decía mi mamá cuando era chiquita.

No pongo el link de la noticia porque lo escuché en TV en una entrevista a Anthony Hopkins. Si alguien tiene data cierta mándeme el link y lo agrego al post. Gracias.

Las cosas que no dependen del agente de viajes julio 11, 2010

Posted by Malena Ferrini in Ideas sexy para conocer hombres, Ocio y viajes, Salud y prevención.
Tags:
7 comments

Ayer fué un día de vértigo. El primero en las vacaciones. Ese que te obliga a hacer miles de cosas urgentemente. A comerte la ciudad antes de que el cielo se ponga rojo. A sacar todas las fotos imaginables mientras dure la luz, las ganas o las cosas para ver. 

Cuando estamos de viaje tenemos una dosis de vida condensada y no hay cansancios ni pestes que puedan bajarnos un cambio en medio de esa adrenalina. 

Aún afónica, con el pecho cerrado y una horrible tos, hice tripas corazón y salí a recorrer callecitas adoquinadas bajo la lluvia, tomé tres bondis, varios subtes y un café. También tomé mucolíticos, antibióticos y anti histamínicos.

En el medio, una buena noticia que grité afónica, compras en Zara y una caminata maratónica con una amiga del alma.

La noche tampoco permitió aletargamientos y terminamos en un bar que no me acuerdo tomando una cerveza que no sabría nombrar, sorprendiéndonos entre tantos hormbres buenmozos. Charlando con algunos de ellos sobre Oscar Niemeyer, David Lynch o el materialismo histórico. Preguntando si de verdad me parezco a He-man, imaginándome cómo es la “cara de código Morse” y recibiendo un inaudito piropo en relación con mi parecido a un mueble (que no viene al caso contar acá).

Estoy de vacaciones. Soy feliz. Ahora esta ciudad significa otra cosa y es mía.

Besos a todos desde acá.

Cómo librarse de la tortícolis julio 8, 2010

Posted by Malena Ferrini in Carrera y finanzas, Salud y prevención.
Tags:
5 comments

Perdón por la tardanza, mucho stress laboral, se me vinieron encima las deadlines antes del receso y he estado toda la semana con la soga al cuello.

Tortícolis, la ficha técnica. Clic para ampliar.

  • Enfríese. Ya. Muerta de frío.
  • Caliéntese. ¡¡Pero por los mil demonios!!
  • Use una fricción calorífera. ¿Una crema con olor a vieja? Ni en pedo. Todavía no estoy tan mal… ¿o se estarán refiriendo a otra cosa?
  • Tome aspirina o ibuprofeno. Ya me tomé de todo y nada.
  • Siéntese en una silla firme. Nada.
  • Use una toalla. Pero yo tengo un robe amarillo. ¿No sirve?
  • Tómese un descanso. Ojalá tuviera el tiempo.
  • Levante la frente. A veces no me sale.
  • El ojo a nivel del monitor. Ojo por ojo. Monitor por monitor.
  • Prefiera no usar tanto el teléfono. ¿Qué tendrá que ver? No me llama ni el tero.
  • Levante las cosas con cuidado. Ah bien. O sea que a la mochila no debería revolearla.
  • Duerma sobre un colchón firme. Hecho.
  • No luche contra su almohada. Toma, maldita. ¡Muere!
  • Adquiera un almohada cervical. Eso es una estafa.
  • No duerma boca  abajo. Eso es imposible.
  • Duerma como un bebé. Despertándome cada dos horas…
  • Envuélvase. ¿También me pongo un moño?
  • Relájese. Urgente. Tengo que aprender cómo.
  • Leer la nota original: http://remedios-caseros.mujeres-hoy.com/maneras-de-curar-la-torticolis.html#ixzz0q27uPckA