jump to navigation

Alcanza con abrir la boca: ideas para conversar en un bar agosto 1, 2010

Posted by Malena Ferrini in Consejos para hombres, Ideas sexy para conocer hombres, Secretos de conquista, Semiótica Viril.
Tags: , ,
trackback

Dedicado a los muchachos de Sonoman, Detonator Ferraro y a M. Rodrigo, gente cuyas charlas de bar he disfrutado inmensamente.

Es sorprendente cómo se ha tergiversado el sentido de charlar con un desconocido en un bar.

La cosa es así. Vamos a los lugares estos donde encontramos multitudes de caras (caretas) haciendo honores a un script pre-redactado que obedece a mating rituals que pueden compartirse o no. Diciendo ¿Venís siempre acá? y giladas del mismo estilo.

La pregunta sería entonces. ¿Qué es lo que nos obliga a anquilosarnos en una estructura tan básica con fines tan pero tan limitantes?

Lo he visto con mis propios ojos. Llegan generalmente las mujeres por un lado y los hombres por otro. El primer trago se toma con los amigos. Es raro ese momento. Todos se miran con todos, se hacen conjeturas, se charla de bueyes perdidos. Después empieza en baile, o bien la recorrida a pie por un circuito tipo chotódromo donde el primer contacto se da porque un energúmeno decide agarrarte de prepo de la mano o ¡peor! de la cintura.

Eso es tan violento que francamente les daría una piña. ¿Tan difícil es abrir la boca y decir algo?

Anoche justamente venía del baño y no encontraba a mi amiga, estaba un poco desencajada cuando uno se me acercó y me dijo:

-No busques más, acá estoy -y me arrancó una carcajada.

Después siguió:

-Listo, seguí tu camino con la sonrisa que tenés ahora, me quedo tranquilo viendo que te sentís mejor.

Yo me fui con mi sonrisa y él volvió en paz a la charla que tenía con los amigos.

¿Por qué hacemos conjeturas al mejor estilo Mandrake cuando tenemos a la persona al alcance y podemos preguntar las cosas directamente? ¿Por qué ese afán de acaparar a  alguien para obtener algo? ¿Por qué tenemos charlas levantontas cuando podríamos estar intercambiando ideas interesantes, matándonos de risa, aprendiendo, conociendo gente, haciendo que alguien se sienta mejor?

Y para terminar, mi vieja y consabida pregunta ¿Por qué está sobreentendido que es el hombre es quien empieza la charla?

Les dejo este consejo que encontré, y me pareció simplemente brillante.

Ah, no pude resistir esta publicidad…

Anuncios

Comentarios»

1. Romina - agosto 1, 2010

Genial como siempre…

Voy a agregar algo que hablamos en algún momento sobre los scripts: es claro que no funcionan muy bien, porque la gente ni se conoce mucho que digamos cuando los usa y en algunos casos incluso se lleva algún chasco. Pero lo loco es que nadie se sale del script (pasen una noche en la que no se levanten ni a la mañana en un bar, escuchen alrededor y van a ver que es así). De hecho, saliéndose del script las cosas van peor que conservándolo: nadie sabe cómo reaccionar ante cualquier cosa que se salga de esta pauta chotísima y prefijada. Incluso, llega a ser “repelente”, en el sentido más literal, por el desconcierto que genera. Entonces, para ser aceptados, tenemos que optar por uniformarnos. Que es lo más contraproducente para saber quién es cada uno detrás de la misma careta estándar que elegimos ponernos al entrar a un bar.

Malena Ferrini - agosto 1, 2010

Hola Romina, “repelente” es una palabra jodida. Yo diría que cuando una se saca la careta, queda expuesta la verdadera esencia, cuando abandona los scripts, expone sus verdaderas ideas. El riesgo mayor está en que si no le gustás y fuiste vos misma, el rechazo es aplastante…. pero… y si le gustas?

Romina - agosto 1, 2010

Digo repelente en el sentido más literal: lo diferente genera más rechazo que lo que llama la atención, por lo menos en el ámbito bar. Es lamentable, pero cierto. La gente tiende a huir de lo distinto.

Por lo demás, coincido plenamente con lo que decís. Para mí no tiene sentido “atrapar” a alguien con la careta. No comprendo el valor, ni el mérito, ni el fin. Pero ocurre. Así que hago una encuesta popular: cuando enganchas a alguien en este role-playing game medio macabro, ¿qué se hace después? ¿Cuándo dejás caer la careta? ¿La dejás caer? ¿Es una careta cebolla y se va cayendo en capas? ¿Qué se hace con lo que se encuentra abajo de la careta ajena?

Alguien que tenga más experiencia en ser humano, que me explique. Yo ya me jubilé de intentar.

Malena Ferrini - agosto 3, 2010

Romina, sabés que creo, que hay gente que justamente lo distinto le resulta atractivo y divertido… lamentablemente esa gente no suele estar en los bares…. y si van, estan con el mode mask on… a ver si les toca pescar algo!! besos

2. Detonator Ferraro - agosto 1, 2010

Me conmoví. Soy un catalizador de la locura 🙂 .

Malena Ferrini - agosto 1, 2010

Ja! Nada como el Peronismo Utópico para romper el hielo! Saludos

3. Carolina - agosto 1, 2010

Malenita!!.. Recién ahora entiendo lo de la @= alt+64 ..Jajaa!!.. Buenísimo!!!… Excelente post!!..

Besos

Malena Ferrini - agosto 3, 2010

Hola Caro! Gracias!!…y hay otras, una de los bonsai, otra del asado…

4. Conta - agosto 1, 2010

Creo que es mutuo! Primero hay miradas que vienen y van! A nadie le gusta el rebote, y el hombre suele correr ese riesgo (y mejor que así sea, total, nos va a romper el corazoncito).
Me ha pasado de mirar a un tipo, que él me mirara, sonreirnos… mirarnos cada vez más, haber pensado en “lo encaro?”… pero no, que venga… verlo acercarse, sonreirle más… y que el tipo hablara con la persona que se encontraba a mi lado. Así que por eso, nunca encaro (excepción a la regla: ex contachico… nunca más lo repetiré!)

Besos!

Nicolás - agosto 3, 2010

Encaren, chicas. Así no hay error.

Encarar ayuda a relajarse y salirse del script. Es más, me atrevo con una sentencia: los hombres más exitosos con las minas son (3era persona, vieron) los que se animan a encarar más.
A mi me parece genial que una chica venga a hablarte. Y por supuesto que dentro de las posibilidades está que la charla sólo sea charla.

Malena Ferrini - agosto 3, 2010

Hola Nicolàs!
Generalmente la mayoria de los hombres van por la vida tirando sus anzuelitos a ver cual carnada agarra pez. Y su una no les agarra viaje, no lo toman como algo personal. Siguen con otro y otro y así sucesivamente. En cambio nosotras somos mas de tomarnos todo a la tremenda. La que se sienta mal cuando un tipo no le da bola, que se acuerde de todos esos a los que les dijo que no alguna vez. Pobrecitos.

Malena Ferrini - agosto 3, 2010

Además pensaba… es hablar nada mas!!! Tampoco es que sea desactivar una bomba nuclear pues… debería salir naturalmente. Fluir es una buena palabra en este caso.

Nicolás - agosto 4, 2010

Coincido en pleno Malena! Besos

Malena Ferrini - agosto 3, 2010

Hola Conta!! el que no arriesga no gana… en todos los aspectos de la vida…. por cada “si” humo miles de intentos fallidos. Edison creo tiene una historia sobre eso creo…. ya armaré un post. besos

5. Diegos patitas - agosto 3, 2010

inquietante incertidumbre ,fugaz rafaga creativa de humor al paso ,una “picada” instintiva verbal . Eso es, a mi humilde entender, lo que surje cuando algo que pretende vender ,nos sorprende ,recuerdo la de “el te quiere dar…” con la voz en off de Lanata o la de arre de Navarro Correas .Esta genialidad de menos de un minuto es lo que necesitamos a veces para bajar las defensas de maquillaje y rimel …Saludos frutillitas…

Malena Ferrini - agosto 3, 2010

Patitas, bajar las defensas de maquillaje y rimmel… y también las de gomina (que anticuada jaja) o aftershave…. ¿De qué hay que defenderse? ¿A qué le tenemos tanto miedo?

6. Veri - agosto 3, 2010

Totalmente de acuerdo con tu post Male, sobre todo con esta parte:
” Por qué tenemos charlas levantontas cuando podríamos estar intercambiando ideas interesantes, matándonos de risa, aprendiendo, conociendo gente, haciendo que alguien se sienta mejor?” … y a propósito, me viene una anécdota a la memoria… Un viernes hace algunos años atrás (varios) salí a bailar con un grupo de amigas, en el típico plan de “divertirse y reírse con amigas” sólo eso. En el transcurso de la noche, se me acerca alguien que me hace un comentario ácido, a lo que yo respondí con cara de “malísimo lo tuyo… quién sos?” y el muchachito, contrariamente a seguir su camino comentando que yo era una histérica más, se quedó y me charló hasta hacerme soltar la risa. Resultado: una noche muy divertida, charlando, bailando y riéndome con una persona sumamente agradable. Lástima que era de otra provincia y aunque después el contacto siguió, en algún momento se cortó porque él se fue lejos por trabajo y yo seguí con mi trabajo, estudios, etc. Conclusión: a veces estas cosas son posibles, si lográs encontrarte con alguien que está buscando lo mismo que vos: charlar, intentar conocer a la otra persona e intercambiar ideas, intereses y gustos. Besotes!

Malena Ferrini - agosto 3, 2010

Hola Veri. Eso es cierto. Hay que perderle el miedo a las personas, aprender a reirse de uno mismo, y a no interpretar un comentario tonto como algo personal. Es parte de sintonizar el sentido del humor del otro… o no. En el peor de los casos siempre hay un patova a mano para arreglar los tumultos… :O Besos

7. el hombre del sombrero gracioso - agosto 6, 2010

Alcanza con abrir la boca … frase cierta pero solo a medias. Faltó hacer referencia a la parte más importante, me refiero al contenido. Abrir la boca para decir estupideces es tan contraproducente como no abrirla, y la gran mayoría de los individuos termina por caer en alguna de éstas dos opciones.
Número 1: no abrir la boca y limitarse a gestos corporales.
Número 2: abrir la boca y exponer sus propios límites.
A veces es mejor quedarse callado y pasar por un estúpido que abrir la boca y eliminar todo tipo de duda.
¿Qué opciones quedan? que cada uno las descubra por sí mismo.
No debería significar ninguna sorpresa la forma en que se dan las relaciones en los lugares de esparcimiento nocturno. Es todo muy claro. Causas hay a millones: sumisión y obediencia escolar, poco desarrollo de la autoestima individual, nefasta influencia de los medios, inseguridades, etc etc etc. En fin, podríamos estar horas y horas discutiendo y escribiendo sobre esto. Las personas y la sociedad se mueven por carriles muy previsibles, tal vez demasiado.
¿Qué es lo que nos obliga a aniquilosarnos en una estructura tan básica con fines tan pero tan limitantes? Nada, simplemente esa es la forma como se los formó y educó. Es así, y por eso el éxito de éste mundo virtual en que nos ha tocado vivir. Acá todos pueden precindir de todo, acá todos son graciosos, acá todos son ocurrentes, simpáticos, acá se puede ser aquél que no se es del otro lado. Todo es mucho más fácil detrás de un teclado y una pantalla. Pueden pasar horas chateando con alguien, pero sólo durarían unos pocos minutos hablando cara a cara. La sagacidad se les esfumaría en segundos, y una cosa lleva a la otra. La tentación de la virtualidad. Causa y efecto.
Alguien dijo “el que no arriesga no gana” y es una de las mayores verdades de la vida en ésta esfera terrenal. No es lo que hacemos lo que nos determina sino lo que no hacemos. Y lo que no hacemos, es arriesgarnos. El resto, vive de las migajas.
En fin, no le exigamos tanto a la realidad y seamos más buenos con todos, incluso con aquellos que no abren la boca, porque en el fondo todos … están en su propia guerra.

pd: evidentemente mi memoria no era tan mala como creía.

Malena Ferrini - agosto 9, 2010

Hola hombre de sombrero gracioso… tiene usted la capacidad de desarmar en tres minutos una de mis más acabadas teorías. Gracias por eso, por su invalorable comentario…. Me ha dejado pensando…. (puntos suspensivos para darle cadencia a la frase) Saludos…

8. el hombre del sombrero gracioso - agosto 15, 2010

Es un placer desarmar teorías fundadas en un lenguaje y una prosa tan bien logradas, es algo asi como dibujar a Clemente con un marcador rojo en la esquina superior derecha de la Guernica. Pese a ello, la tentativa es expresar un punto de vista de situaciones o realidades que es víctima de la ceguera colectiva. La incertidumbre es el precio a pagar.
Saludos.

Malena Ferrini - agosto 16, 2010

Hombre del sombrero gracioso, no sobrevalúe de esa manera las teorías expuestas!! me ha gustado su picardía desmontadora de ideas. Me viene bien para completar la reflexion… Saludos!!

9. el hombre del sombrero gracioso - agosto 18, 2010

Todos deberían ser sobrevaluados de vez en cuando. En pequeñas dosis es algo sumamente beneficioso para la salud mental … no le parece ?? Saludos.

Malena Ferrini - agosto 25, 2010

Hola Sr hombre de sombrero gracioso. Será … no lo sé. Igual le agradezco y me complace. Besos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: