jump to navigation

Cómo tener un hombre a tus pies octubre 5, 2010

Posted by Malena Ferrini in Asuntos de pareja, Cómo perder a un hombre, Secretos de conquista.
Tags:
trackback
  1. Arrastralo al cine a ver una comedia romántica o peor aún algo como Sex and the city 2.
  2. Pedile que te sostenga la cartera mientras vas al baño y dejalo cuarenta minutos esperando (para más maldad, que sea a la salida del cine cuando vean Sex an the city 2).  Otra variante es hacerlo quedarse anquilosado en el silloncito de la boutique mientras te probás cosas que no necesitás comprar.
  3. Armale un buen berrinche cada vez que quiera salir a correr.
  4. Decile a sus amigos que se puso a llorar cuando vio “Siempre a su lado” la película de Hachiko el perro fiel.
  5. Cuando se entusiasme con algo en el shopping, preguntale bien fuerte ¿Para qué querés esa huevada? y prohibile que lo compre.
  6. Tratá de reventarle los granos de la cara, o peor insistile para que se haga una limpieza de cutis. Podés potenciar el efecto diciéndole que el pelo le queda horrible o atosigándolo para que baje de peso.
  7. En medio de una reunión, contá que es tan inútil que no sabe la diferencia entre una pinza y una tenaza.
  8. Preguntale si se cambió el calzoncillo.
  9. Comentá que la música que le gusta es una trolada.
  10. Ante cualquier pelea, sin importar de qué se trate el problema, negale el sexo hasta que te pida perdón y te diga que tenés razón.

No me explico cómo las minas que hacen todas estas cosas tienen en sus manos unos tipos divinos que se desviven por complacerlas. Y yo que no hago ninguna estoy más sola que la mierda.

No sean giles, muchachos, no se banquen tanta porquería. Búsquense una chica que sea piola.

Somos muchas, pero nadie nos ve.

__

Este post es para El Implacable, y también para Viento que Corre. Ojalá nunca tenga que verlos a los pies de nadie.

Anuncios

Comentarios»

1. Amanda Stein - octubre 5, 2010

Ah… es uno de los grandes misterios de la vida cotiana.
Besos

Malena Ferrini - octubre 6, 2010

Hola Amanda!.. la verdad que no lo entiendo. Ojalá alguien pueda aclarar algo despues en los comments. beso

2. Cat - octubre 5, 2010

Me encanta reventar granitos. jijiji

Por lo demás, creo que entro en tu definición de mina piola. 🙂

Pero es cierto, hay tipos que tienen una vida miserable en pareja (minas también!) y siguen y siguen.

No los entiendo!

Malena Ferrini - octubre 6, 2010

Hola Cat. Que locura lo de los granitos. Por lo menos trata de hacerlo en privado!!
Se me ocurre que podríamos hacer el decálogo de la novia piola?!? lo dejo para otro post.
Yo fui una de esas que se quedaban en una relación atroz, y ni yo misma entiendo por qué.

besos

3. Perra - octubre 5, 2010

Uhhh… la duda del millón!! Mientras más histéricas, rompebolas e insufribles, más tipos detrás. Y viceversa, obvio. El ser humano es TAAAAAN complejo (por decirlo suavecito)
Se cansaran alguna vez de ser tratados así??

Malena Ferrini - octubre 6, 2010

Hola ¨Perra. Nosotras nos bancamos a cada boludo, que no me cabenn dudas que los tipos piolas estarán haciéndose la misma pregunta, y no sabría que contestar te juro. besos

4. SOL - octubre 6, 2010

Es taaaaaaaaaannnnnn cierto! Los tipos se viven quejando de que las minas somos unas rompe pelotas, pero se ponen de novios con las rompe bolas, a las copadas nos quieren de amigas o como mucho, para un garch & go.
Me voy a hacer monja o torta, todavía no me decido…

Malena Ferrini - octubre 6, 2010

Hola Sol, no hagas lo uno nii lo otro. Además un tipo que no sabe distinguir una mina piola de una harpía, muy probablemente tampoco saabrá apreciarla en su justa medida. besos

5. Ale - octubre 6, 2010

Completamente dee acuerdo, salvo por dos cosas, amo sex and the city y vi toda la serie y ambas películas dos veces en el cine, si dejas un hombre en la puerta del baño de damas, seguro alguna. te lo va a querer robar, varias veces esperando a alguna señorita me han venido a buitrear.

Malena Ferrini - octubre 6, 2010

Hola Ale, sex and the city era solo un ejemplo, justo escribi este post un día que anduve por los shopings y las caras de ortos de los tipos en las colas del cine y las puertas de los baños no tenían remedio. Supongo que en eso también soy atípica porque me gustan las pelis de superheroes tiros accion y esas cosas.
Lo del baño, no se. Nunca encaré a nadie en esos pagos.
besos

6. Veri - octubre 6, 2010

Eso es como la película “Cómo perder a un hombre en 10 días” !! Jajajaja!! Genia Male, es verdad, somos muchas pero nadie nos ve… Besoso!

Malena Ferrini - octubre 6, 2010

Hola Veri. Se ve que a algunas les sale bien eso ¿no? por lo pronto sigo creyendo que hay que ser fiel a uno mismo… lo otro ya vendra solo. beos

7. soyelpichon - octubre 8, 2010

a veces creo q las personas nos quedamos con pelotud@s porque pensamos q no vamos a conseguir nada mejor, el problema no esta en l@s histeric@s molest@s sino en l@s bolud@s q tenemos la autoestima tan baja q nos dejamos pisotear. Asi lo veo yo.

estoy muy de acuerdo con Sol, nos quieren de amigos y despues que l@s tratan para la mierda y l@s cambian por un modelo mas nuevo, nos dicen: Porque nunca me enamore de vos?? como si fuera un chiste, que se vayan a cagar por ser masoquistas sentimentales.

ojo! me gusta tener amigas y hacerles el aguante, pero creo q muchas veces tienen miedo de un tipo que las trate bien y las quiera en serio, porq tienen el autoestima tan bajo que no creen q merezcan alguien que las quiera en serio. Obviamente no estoy generalizando, pero son las q son mas faciles de encontrar, no se porque, jaa!

saludos

Malena Ferrini - octubre 15, 2010

Hola Pichón, sos bardero de alma, pero bien por vos. Gracias por los consejos.

8. Carolina - octubre 11, 2010

Siiiiiiiiiiiiii..!!!:.. Yo opino que empezó siendo una situación de costumbre social..pero ya llegó a ser genético..no?.. Esas histerias de las minas, esperando cierta respuesta de los tipos..para reaccionar después de otro modo también ya pensado y practicado con anterioridad por la protagonista, o alguna amiga.. Parece que la tan biológica teoría de la seducción, en los humanos ya se fue al pasto..

Beso!

Malena Ferrini - octubre 15, 2010

Hola Caro, gente que necesita una especie caricia en el ego… no te parece?

9. Alejandro Posse - octubre 12, 2010

A mi me gusta Sex And The City, vi todas las temporadas y las peliculas, dos veces en el cine.

Nunca dejes a un hombre esperandote en la puerta del baño de Damas, es muy probable que te lo traten de robar.

A mi me han tratado de robar.

Malena Ferrini - octubre 15, 2010

Hola Ale. sos atípico, no conocia hombres que gusten de sex and the city. Encima nunca me encararon en la cola del baño ni encaré a nadie ahi. Voy a probar a ver que onda. besos

10. Nicolás - octubre 14, 2010

Mmmmmm… me parece que pasa por otro lado. Propongo un experimento: que una chica “piola” haga todo eso, y me cuente acá cuánto tarda en perder al chabón.
Yo estoy con una chica piola. Y conozco otros que buscan. Sólo que la histeria es pan para hoy, y las chicas piolas no van a tener hambre mañana!

Malena Ferrini - octubre 15, 2010

Hola Nicolás, que cierto lo uqe decis… depende de lo que ande buscando cada quien. Igual tambien hay gente masoquista…

11. Alejandro Posse - octubre 20, 2010

Siempre que espere alguna chica en el baño de la facultad misteriosamente se acerco alguna turra a hablarme…

Malena Ferrini - octubre 24, 2010

Hola Ale, sera que sos irresistible!! besos

12. Romina - octubre 25, 2010

Es una respuesta un poco larga a tu post, pero sé que me lo vas a saber perdonar.

(Escuchado en el gimnasio, lo más literal que puedo recordar.)
Profesor y Ejercitante conversan. E le muestra a P una fotografía de una silueta que parece femenina. Yo espero en esfingioso silencio que P quiera cobrarme la cuota del mes.
P: -Qué bonita.
E: -Sí, es muy linda. (¿Será la hija?)
P: -¿Qué edad tiene?
E: -24. (No, no, no es la hija.)
P: -¿Y vos qué edad tenés? (Se lo dice con la sorna del que ve claramente que el interlocutor tine varios años más.)
E: -Yo tengo 28… de aportes jubilatorios, jejejejeje. No, tengo 35.
P: -¿Y hace mucho que están? (Aparentemente es la novia, yo por lo menos no cuento cuánto hace que me garcho un fato.)
E: -Y, un año, más o menos.
P: -Ah, bien.
E: -Sí, en marzo va a hacer un año. (A ver, octubre, noviembre, dic… hace 7 meses que salen. ¿¿¿7 meses es casi un año???)
P: -Che, ¿y todo bien?
E: – Es una mogólica.
P: -Ah, ¿es medio mogólica?
E: -¿Medio? Jajajaja.

E acusa recibo de mi presencia y se disculpa: -Perdón, digo, por la chica- le dice a P. Yo sonrío y no le digo absolutamente nada, mi gremialismo faminista no es fuerte (si es que tengo alguno) como para defender a muchacha x que bien podría ser una imbécil. Sí pienso en decirle: -No me doy por aludida, ¿eh? Yo soy fea, no puedo darme el lujo de ser una idiota -, pero sé que mi sinceridad semisarcástica es difícil de comprender, así que opto por seguir calladita. P, un poco contrariado o confundido por mi repentina existencia en un ámbito en el que suelo ser un ente, me saca el carnet de la mano y empieza la operación de cobrar.

E: -Sí, ya me tiene medio podrido. Tiene esas cosas de pendeja, que todo te discute y si no la gana la empata, ¿viste?
P: -Ah.
E: -Tiene un hijo.
P: -Ah, ¿de cuánto?
E: -De cuatro meses. (¿¿¿Cuatro meses??? ¡Se la levantó cuando estaba recontraembombada!!!)
P: -¡Ah!
E: -No es mío. (Aclara, como si hiciera falta.)

P ha terminado de cobrarme, y aunque la conversación, que abunda en epítetos poco halagüeños para con la chica, me resulta sumamente ilustrativa, mi presencia allí en el mostrador ya no se justifica y me dirijo igualmente inmutable hacia mi acostumbrada bicicleta fija.

De lejos miro a E y me pregunto (como claramente NO se ha preguntado P en ningún momento) por qué diablos E se fuma a la mogólica. La respuesta se me torna evidente de inmediato: la pendeja está buenísima. Y debe coger como los dioses, o mucho al menos, o si es poco, por lo menos E se está cogiendo un cuerpo que, por más preñado que haya estado, debe tener la turgencia de una sota menos.

La pendeja está buenísima. Vos, E, tenés un poco de pancita, estás un poco pelado, tenés 35 (y se me hace que sentís cada uno de los días de esos 35 años), y estás solo, solo, SOLO. Todavía no podés creer que te haya dado bola. Sin importar el desastre que sea a posteriori, no podés creer que una linda pendeja de 24 te dé calce, y mucho menos por 7-meses-casi-un-año. Y por eso se aferra con uñas y dientes a la pendeja que lo tiene podrido, su preñadita de exhibición que, si percibe una mínima parte del desprecio que él le tiene en el fondo, no le prepararía un tecito ni aunque él se estuviera muriendo de tuberculosis.

Vuelvo a mirar a E ya con pena, porque lo que dice de su novia dice mucho más de él mismo que de ella.

Es eso, Malen, es eso: las conchudas están buenísimas. Las feas como yo no podemos darnos el lujo de ser conchudas, tenemos que ser un amor y rogarle todos los días a San Cosmo que alguno se dé cuenta alguna vez de quiénes somos, que alguno se abra paso entre los lentes, los granitos, los aparatos, la cara de torta, los kilos de más o el karma que nos haya tocado y nos vea. Ah, pero el alma no sale en las fotos del celular.

Un amigo mío especialista en razonamientos elípticos dice que él jamás le pegaría a su pareja, porque el día que le pegara le habría perdido el respeto, ¿y por qué querría tener al lado a una persona que no respeta? ¿Por qué se haría a sí mismo algo así, si se merece una persona mejor? Más allá de que el comentario de mi amigo da la impresión de que no tiene inconveniente en golpear mujeres con las que no desea salir (no, no lo hace), encierra una gran verdad: el respeto que le tenemos a la persona con la que hemos ELEGIDO compartir nuestra vida (compartirla en serio, no hablo de polvos ocasionales, transas de bar ni garches a largo plazo; alguien que te importa como para llevar la foto en el celular, digamos) refleja en gran medida el respeto que sentimos por nosotros mismos. En ese momento, E, con su poronga deslumbrada por un coño de 24 primaveras (que probablemente no haya podido gozar tanto como quisiera en esos 7 meses, parto mediante), me daba una pena infinita, tan convencido aparentemente de que lo mejor que puede esperar de la vida es una linda pelotuda con diez años menos que probablemente coja con energía y empeño.

Me voy a morir sola. Me voy a morir sola sin importar cuán inteligente, buena, sensible o talentosa sea. ¿Qué va a mostrar mi supuesto novio en su celular? ¿Un video mío resolviendo un Sudoku? ¿Una foto en la que le dono una frazada a los pobres de Uganda? ¿Una golondrina de origami que le hice yo? ¿Una grabación en la que cuento cómo lloré con Toy Story 3? No. Me voy a morir sola porque no soy ostentable, que aparentemente es el peor pecado que se puede cometer en estos días.

Si no cambiamos, nos vamos a morir todos solos. Aún juntos, nos vamos a morir solos.

Lilibet - octubre 27, 2010

Romina, mi respuesta parece de cliché, y así y todo la digo:
Tu -supuesto, posible, inminente- novio, sí va a llevar tu foto en su celular. Y todo eso que sos, tu humor, tu ironía, tu calidez, él lo va a apreciar -porque por eso está con vos- aunque no salgan en la foto. Y estará tan seguro y contento de su elección, que no le va a importar si otros no ven lo que él ve en vos.
Soy una fea de toda la vida, tanto que tuve una hermana linda, como para no olvidarme de cuál era mi papel. Encima soy tímida, así que olvidate de cubrir con simpatía mi falta de belleza. Fea y cara de orto, una joya, no? sin embargo, mi “él” me encontró, y lo quiero y me siento querida. No sólo eso; además, todo eso que yo siempre supe que era y nadie apreció, él lo ve y le gusta. Por primera vez, con alguien,con él, soy YO. Con partes oscuras, con el combo completo.
Vamos, Romina, bancate otra frase hecha: no tenés que cambiar, sólo seguir perseverando en lo que sos. Y te prometo que no te morís sola!!!
Beso

Romina - octubre 27, 2010

Bueno, gracias, primero y principal. Segundo, cuéntote que no pensaba en cambiar, primero porque no me sale 🙂 , segundo porque la pinta no se cambia así como así, y tercero porque yo creo en lo que soy, aunque no creo que sirva para levantar nada.

Igual me sigue pareciendo super triste que las relaciones se conviertan cada vez más en trofeos… y eso va más allá de mi cara de torta. ¿No te parece?

Malena Ferrini - noviembre 3, 2010

Hola Romi, creo que acá hay dos cosas para separar. Por un lado está la búsqueda personal del amor y la felicidad, y por otro lo que sucede actualmente de manera masiva en la sociedad. Por ahi lo que dice Lili es más importante de lo que parece. Más allá de lo que haga y piense TODO EL MUNDO esta bueno encontrar alguien qe pueda querernos tal como somos y dejar de medir lo que hace la gente. al fin y al cabo, cada quien hace de su culo un florero.

besos

Malena Ferrini - noviembre 3, 2010

Hola Lili, que lindos consejos, muchas gracias por compartirlos acá, besos.

13. Romina - noviembre 8, 2010

Que sí, que la entendí a la Lili y aprecio sinceramente su buena onda 🙂 . Y sí, no creo mucho en la gente a veces, pero sí creo en los individuos, así que seguro que hay algunos no-trofeístas sueltos por el mundo.

El ámbito en que uno se mueve (la sociedad, si queremos ser grandilocuentes) es un poco como el mar. A veces te llega a los tobillos (sí, a veces me la doy de superada, qué le vamos a hacer, tengo mis graves defectos) y hasta podés elegir salir del agua un rato. A veces está tranquilo y podés nadar con toda soltura. A veces no hacés pie muy bien y tenés que batallar un poco para mantenerte a flote. Y a veces te arrastra. Y a veces, también, está contaminadísimo. Y te sentís llevado por la corriente, tratando de no ahogarte en medio de un montón de desechos que ni siquiera entendés muy bien de dónde salieron mientras tratás de mantener la nariz en la superficie. Y esos días en los que me siento tan disconforme, hundida en este mar medio mugriento, me cuesta recordar que lo que tengo que hacer es nadar más fuerte. Igual me preocupa mucho cómo algunos contaminan el mar, cómo otros no se dan cuenta de la roña que les pasa por al lado, cómo otros más patalean igual de desesperados que yo porque el mar les está resultando hostil. Esto no es tan personal como parece. Mis amigas bonitas y ostentables también lo padecen y mucho, cuando quieren mostrar algo que no sean su piernas torneadas o su culo parado y les dan vuelta la cara. Es un problema ambiental. Y a veces me da tristeza, pero por todos.

(Y de vuelta, gracias a Lili, porque creo que su ánimo viene de corazón 🙂 .)

Malena Ferrini - noviembre 10, 2010

Hola Romina, me hiciste pensar en el náufrago y en su balsita hecha con troncos y cintas de cassette. La verdad creo que nadie se salva del esfuerzo por mucho rato. Nadar, remar, patalear y hasta hacer la plancha para recobrar fuerzas. es eso o morir.

te dejo muchos besos.

14. lilibet - noviembre 8, 2010

De nada, Romina, y te aseguro que en mis palabras va mi mejor onda; he tenido un largo tiempo de búsqueda hasta llegar a mi hoy…
Ojo, eh? que practico lo que predico. Debería estar en el Guiness, por ser de las pocas separadas que no se operó las lolas -y tengo 85 orgullosos centímetros! “El que me quiera, me querrá como soy”, pensaba, mucho antes de conocer a mi ‘socio’, al cual le encantan mis mini-bubis.
Malena, gracias por apreciar mis consejos. Para mí es un gusto leerte.

Malena Ferrini - noviembre 10, 2010

Hola lilibet, sabés estoy preparando un posteo sobre lo que decís, a veces los tan mentados defectos pasan a ser un punto fuerte o algo sin importancia, algo que ni siquiera existe. Lo decía el principito, creo. pero con palabras mas lindas. besos

lilibet - noviembre 10, 2010

Al respecto, alguien me dijo que las personas no tienen “defectos”, sino “características”. Si lo pensamos asi, tendremos una mirada más comprensiva del otro, y más amable sobre nosotros mismos.Vale la pena probarlo, doy fe.

Malena Ferrini - noviembre 22, 2010

Hola Lilibet, me dejaste pensando… quizás lo que para alguien es un defecto, para otro pueda ser una virtud. Seria bueno poder mirarnos un poco más con esa benevolencia que vos decís. Haré el ejercicio. Saludos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: