jump to navigation

Enajenación Ungestalt, ejercicio de evasión noviembre 2, 2010

Posted by Malena Ferrini in Ocio y viajes, Oníricos.
Tags:
trackback

No Yo en un No Lugar

Me había olvidado: A veces cuando estoy acostada en la oscuridad y me siento sola o triste,  o simplemente no puedo dormir, me dedico a “ver” con los ojos cerrados.

Aprieto la cara contra la almohada, y aparecen laberintos fluorescentes, primero están constituidos de líneas sinuosas y brillantes, después se tornan geométricos.

Luego hay puntos de colores que crecen hasta convertirse en círculos infinitos. Las líneas ondulantes de los laberintos cobran una velocidad inesperada, y un vértigo atroz se apodera de mi cuerpo entre las sábanas. Estoy suspendida en el espacio. Estoy despierta, pero lejos de mi cuerpo. Veo, como una masa inerte, pero no siento, no soy, sólo estoy entre las manchas de colores. Volando, cayendo.

La respiración es suave y acompasada. Los ruidos externos, lejanos en este mundo paralelo, deforman las visiones, las pulverizan, las hacen estallar o las revientan como pompas de jabón que giran formando espirales hasta que se disuelven en una masa informe de colores que vuelven a unirse en círculos concéntricos fluorescentes y temblorosos iguales a los primeros laberintos.

Más tarde giro sobre mi cuerpo. Siento ya el pulso de mis huesos, mi carne y mis venas. Siento un latir en mi cuello o en el pecho que mueve indefinidamente mis senos, cuyo ritmo puedo controlar con la respiración.

Abro los ojos. Veo en la oscuridad con mis pupilas dilatadas. Veo la habitación donde estoy. Pero floto entre partículas coloridas y luminosas. Una vez, cuando era chica, las soplé y me dí cuenta de que podían volarse con mi aliento.

Miro entonces los puntos de colores, que a veces son menos y a veces más. Y se hacen una niebla espesa que me ciega por segundos. Se mezclan, Viajan de un lado a otro de la habitación. Puedo mover los ojos para abarcar más de este paisaje secreto que es mi constructo.

Les juro que no sé como ni por qué; sin necesidad de consumir químicos, sin complejos ejercicios. No lo sé y no me importa. Es tan bella la sensación que sólo me dejo caer en ella cada tanto… la reservo para no volverme adicta.

Anuncios

Comentarios»

1. querés melón? - noviembre 3, 2010

buena descripción. yo hago lo mismo (lo de la presión en los ojos, no lo de describir bien)

Malena Ferrini - noviembre 10, 2010

Hola Queres Melon, qué bárbaro, a veces creo que soy un bicho raro que escribe cosas raras en un blog, hasta que aparece alguien como vos y me recuerda que no estoy sola en mi mundo bizarro. gracias por pasar. saludos!!

2. Carolina - noviembre 6, 2010

jaja..ojo con el glaucoma, Malenita!!.. Ahora, esa foto me encantó para estampar en una remera..la puedo usar?

Besoo!

Caro

Malena Ferrini - noviembre 10, 2010

Hola Carola, la verdad ya es hora de que vaya al oculista, quizás hasta me sale un post y todo!!! lo de la estampa no lo sé, la verdad la imagen me la robe de no me acuerdo donde. bueno me voy, no sea que acabe presa por hurto. besos!!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: