jump to navigation

Un orden nauseabundo noviembre 22, 2010

Posted by Malena Ferrini in Asuntos de pareja, Autoayuda, Secretos de conquista, Temas familiares.
Tags: , ,
trackback

Para mi amiga Romina, que ya trató de enseñarme a hacer lo que se me da la gana. El post que sigue salió escuchando esta canción.

Esta mañana me desperté angustiada. No sé si fue algo que soñé o algo que pensé antes de dormir: sentí que no estoy a la altura de lo que debería ser.

No sé qué responder a casi ninguna de las demandas que plantea esta sociedad, esta cultura en la que me tocó nacer y crecer. Parece que no, pero hay una exigencia tan enorme que subyace al amor, el cuidado, el quedirán. Por Dios qué va a decir la gente. Una preocupación que esclaviza, acorrala y cercena sin que siquiera intentemos pelearla un poco. Sin negociar, sin pensar, sin sentir, simplemente acatando un paradigma que nos es dado de antemano, un lugar cómodo que creemos nuestro, de tan hondo que ha penetrado.

Tenés que ser una buena mujer. Tenés que mantener una compostura. No sea que de tanto detonar te quedes sin la posibilidad de encontrar un hombre que te quiera y te respete. Porque una vez que perdiste eso que te hace lo suficientemente decente, ya no sos digna. No sos normal. Ya sos cualquiera y nadie te va a tomar en serio. No tenés eso que busca un hombre en la mujer que quiere para enamorarse, la futura madre de tus hijos.

Es cruel sentir que el amor alguien va a venir de algo que hiciste o dejaste de hacer. Es triste arreglarse una cáscara para gustarles a ellos y negar lo que hay más allá. Gustarles a quiénes. Porque son un fantasma que no es nadie y son todos, está en vos cuando me comparás y me juzgás, o en mí, cada vez que me da pudor ser yo misma y hacer lo que se me antoja. Cada vez que digo sí, pero siento no. Cada vez que me da miedo equivocarme, pero no por las consecuencias de mi error, sino por el desamor y la condena.

Hay que hacer bien las cosas o si no acabás mal. Bien es lo que yo digo, lo que dicen todos y nadie.

Pero acabar mal, a cualquiera puede pasarle, hasta al más atenido de todos. Porque nadie se salva de la incertidumbre, nadie tiene la felicidad comprada, no existen garantías en esta vida.

Quizás la única salida de todo esto sea ser fiel a mí misma. Aprender haciendo: equivocándome o acertando. Tener la tranquilidad de que soy libre y responsable de las consecuencias de mis actos.

Rebuscármelas para ser feliz por mis propios medios. Ser mi propia dueña, que no es poca cosa.

A vos, que sos todos y nadie… Sé qué estás pensando. Superalo. No soy tu propiedad.

Anuncios

Comentarios»

1. c* - noviembre 22, 2010

eso!

Malena Ferrini - noviembre 22, 2010

Hola C*, ahora hay que ver si lo puedo sostener mmmmmmmmmmmmmmm…..

2. Eldes Tapador - noviembre 22, 2010

Y encima, no vaya a ser que de tanto acatar lo norma pudieras terminar pasando desapercibida y no llamar la atención de “ese” que te haría feliz…

3. Eldes Tapador - noviembre 22, 2010

Y encima, no vaya a ser que de tanto acatar las normas pudieras terminar pasando desapercibida y no llamar la atención de “ese” que te haría feliz…

Malena Ferrini - noviembre 22, 2010

Hola Eldes, la verdad no lo había pensado por ese lado… quizás hay un desprevenido que busca una detonada. Si lo ves chiflá!!
besos

4. Romina - noviembre 22, 2010

No sé si ya te escribí esto alguna vez, seguramente te lo dije, cuando uno se siente así es bueno recordarlo.

Dejar el éxito en manos de la respuesta ajena (en este caso, el éxito sería ser feliz) es peligrosísimo. Uno está supeditado a eso en muchísimos casos, si te ponen una mala nota en un examen, si el tipo que te gusta no te da bola, si tratás de tenér un buen gesto con alguien que no lo aprecia, si hacés algo con la mejor intención y sale como la mona. Cuando hay más humanos de por medio, las relaciones causa-efecto son no lineales. No importa qué tan bien uno haga las cosas, los resultados pueden ser de ligeramente diferentes a lo deseado a completamente inesperados. En palabras menos nerds, uno no recibe exactamente lo que merece. Y a veces es un poco terrible y de tanto en tanto esta circunstancia nos conviene. Podemos ser increíblemente buenos sin resultados, y podemos salirnos con la nuestra en algunas cagadas.

El secreto, al menos para mí, es hacer aquello que me deje dormir de noche (y vos sabés que tengo esos anteojitos que me lo recuerdan 😉 ). No importa a quién le parezca bien o mal, tengo mi escala de valores bien impresa en mi memoria ROM (bien nerd again) y si yo creo que hice lo correcto, si por lo menos eso creí en el momento que actué, entonces ES UN ÉXITO. No importan los resultados. He vivido a la altura de mis principios (por lo menos un rato).

El punto es por qué nos enganchamos tanto con los merecimientos de algunas cosas que tienen un gran componente aleatorio. Por qué, si nos sentimos mal y se nos rompe nuestra taza preferida, creemos que en las cuentas del destino nos lo hemos ganado. Por qué nos planteamos si nos merecíamos ganarnos la lotería (bueno, para algo compramos el billete) después de habernos peleado con nuestra familia. Por qué, en fin, nos decimos que nos hemos ganado lo malo que nos ocurre y nos fustigamos por recibir buenaventuras sin mérito (si no para castigarnos…).

Tenemos que aceptar lo que ocurre como lo que es: lo que ocurre. Tenemos que actuar como lo que es: el reflejo de nuestra conciencia. Así después llega la noche y podemos dedicarnos a soñar.

Malena Ferrini - noviembre 22, 2010

Hola Romina, cuánta sabiduría hay atrás de todo lo que decís, no fuiste en vano la persona que me paso las premisas para hacer lo que a uno se le da la gana.
En una vida plagada de situaciones aleatorias, qué mejor que una certeza única: obrar segun la propia conciencia, dormmir en paz y seguir soñando sin importar los resultados.
Besos y gracias!! gracias eternas!!!!!!

5. carolina - noviembre 29, 2010

Solo vedades dice Romina.. Mi premisa: mantenerme alejada de situaciones y gente tóxica..También hacer lo que me hace bien A MÍ, porque solo estando bien YO, voy a irradiar alegria, felicidad..buenas energías..

Besos!!

Malena Ferrini - diciembre 2, 2010

Hola Caro, es sabia Romina, y vos también. la verdad no es facil en un mundo que presiona tanto, pero que lindo es cada tanto saber sacarle la lengua al sistema… besos


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: