jump to navigation

El síndrome de fin de año* diciembre 1, 2010

Posted by Malena Ferrini in Ama de casa, Carrera y finanzas, En Sociedad, Ocio y viajes, Salud y prevención, Temas familiares.
Tags: ,
trackback

Empieza diciembre y lo siento en la atmósfera. Hé aquí el fin de año con su stress y sus obligaciones.

Los que estudian se angustian persiguiendo a los que dan clases. Consultas, clases de recuperación, entregas, globales, finales y copiosas planillas de regularidades. Los que hicieron la plancha en el año apuran el tranco para cerrar el ciclo más o menos en orden. Los que tienen empresa (y a veces también los que no) entran en una época de balance donde todo trabajo requiere ser completado antes de fin de año. Antes del vacío de enero, el único momento del año que nos dejan para salir de vacaciones a precios exorbitantes de temporada alta.

Mientras tanto sube la temperatura. El calor nos sorprende y genera un malhumor generalizado que amalgama muy bien con el stress de la época. El aire acondicionado taladrando helado en la espalda. La garganta tomada, la tortícolis. Afuera el colectivo lleno y otra vez treinta y dos grados. Desabrigarte. Encontrarte los rollos y pensar que con el cansancio acumulado del año ya es mucho pedir caminar dos cuadras hasta el chino para comprar algo sano de comer. Imposible empezar una dieta entre tantos brindis, cenas de egresados,  agasajos de fin de año y todas esas obligaciones sociales de trasnoche que nos dejan más rotos de lo que ya estamos.

El sólo pensar en la plata que tenemos por gastar nos parte la cabeza. Los comerciantes están bien avispados y ya vienen subiendo los precios hace un rato. Ver aparecer mágicamente en la cuenta del banco el glorioso aguinaldo, verlo también escapar como arena entre los dedos. Que los regalos, que la comida orgiástica y trabajosa, que los cuetes, que el champán. Armaremos un horrendo pino de plástico que junte tierra. Que con quién pasás las fiestas. Todavía no sé, seguramente haciendo fuerza para sonreír y llenándome la boca de porquerías engordantes. Aguantando el sopor para brindar a las doce, justo antes de irme a la cama.

Odio la feliz navidad vacía y consumista. Detesto el próspero año nuevo ineludible y artificial.

¿Cómo se hace para cambiar eso?

*Acá encontré unos consejos medio chotos para superarlo.

Anuncios

Comentarios»

1. c* - diciembre 1, 2010

Lo padezco, con todos los síntomas.
Pero empezó en noviembre con los primeros adornos navideños municipales en la vía pública y un retortijón de estómago.
Qué nos sea leve y salú por eso!

Malena Ferrini - diciembre 2, 2010

Hola C* brindemos por las épocas de fiestas decontracté…. por Locomía y las navidades con show!! besos

2. Romina - diciembre 1, 2010

Como no me sé medir, voy a esbozar consejo…

Cómo sobrevivir a las fiestas

1. Beba. Bastante. No tanto como para hacer papelones, pero sí lo suficiente como para que todo le chupe un huevo. El hígado es un órgano muy noble, tiene otros 11 meses para regenerarse.

2. Salvo que por razones diplomáticas le resulte absolutamente inevitable, evite todo brindis con familias políticas, colegas, ex-compañeros, conocidos de la cárcel y todos aquellos a los que no tenga ganas de ver. Argumente impunemente que tiene otro compromiso (nada más creíble que eso), que se ven la próxima. Y después quédese durmiendo en casa.

3. No se gaste demasiado en hacer dieta, o si la hace, tenga en claro que no es para bajar de peso sino para no tener la figura de una estrella de cine: el gordo Porcel. Es diciembre, va a beber, va a comer, asúmalo, no trate de llegar divino a enero que para eso tendríamos que haber empezado en agosto.

4. Si no se lo exige nada (como por ejemplo la existencia de niños familiares), no le ponga onda. No se fuerce a ponerle onda a algo que no le interesa. ¿sabe cuánto desgasta eso? Si no le queda otra que asistir a la casa de la tía Carolina so pena de que lo deshereden, vaya, siéntese en un lugar discreto, beba (este es un consejo que le daré varias veces porque es la clave de la supervivencia social) y piense en otra cosa (de hecho, si tiene el pelo lo suficientemente largo como para que se lo tape, póngase un mp3).

5. Póngale onda (sí, ya sé que esto se contradice con lo anterior, pero no me importa, yo soy así). Una vez en el evento, no deje que le gane su espíritu combativo y antisocial, y si cabe la remota posibilidad de que la pase bien poniéndose al día con un primo lejano o charlando un rato con esa secretaria que hasta ayer no conocía, hágalo. Tampoco se ortive taaaaaaaaaanto, che.

6. Resístase cuanto pueda a los balances. Siempre dan mal. O por lo menos, uno se concentra en el cacho que da mal. Si esa neurona que lo machaca con lo que no ha hecho este año se resiste a callarse, flagélela. Con una copita, por ejemplo.

7. Trate de no enloquecer por el dinero. Sé que no me va a creer, pero sigue habiendo cosas que se pueden regalar por 20 pesos (cualquier cosa me preguntan, yo todavía alguna cosa encuentro, por 30 pesos seguro). No amplíe y amplíe la lista de “regalados”. Si puede, no regale nada por compromiso. En realidad, ahora que lo pienso (y esto es un consejo para todos los meses del año), no HAGA nada por compromiso. Ah, y no compre mucho turrón ni pan dulce que para esa hora ya todo el mundo está muy lleno de pionono y vitel thoné y nadie se los come, terminará tirándolos en junio cuando ya sirven para autodefensa de duros que están.

8. No se ponga objetivos usted mismo para estas fechas, ya bastantes le plantea la vida. Póngase metas para, digamos, marzo. Da lo mismo. Sí, en serio: DA LO MISMO. Después en abril cuando no las haya cumplido puede fustigarse cuanto quiera, pero ahora no.

9. Si no le pinta, no trate de repartirse. No corra de un lado a otro como un desquiciado. Son dos fiestas y cuatro días. Hay tiempo de ver a todos. Programe con tiempo así ya sabe a quién va a despreciar y ofender (sí, va a pasar, los humanos son así, no entienden razones porque más que la física las sustente).

10. ¿Le dije que bebiera?

Carolina - diciembre 1, 2010

Romina..No se cuánto tiempo te tomó hacer la lista, ni cuándo habrás empezado… pero está GENIAL!!.. la tendré presente mientras me tome una copita para adormecer odios, fracasos y relojes que me corren, lo juro!!

Malena Ferrini - diciembre 2, 2010

Hola Carola, habrá que llegar al momento x y ver si realmente era tan pero tan terrible como parecía. besos

M_D_R_A_F - diciembre 3, 2010

Malena el excelente era para Carola jajajaj!!!!

Malena Ferrini - diciembre 9, 2010

Pucha, si todos hablan a la vez no nos entendemos! besos!!

M_D_R_A_F - diciembre 2, 2010

EXELENTE…..

M_D_R_A_F - diciembre 2, 2010

perdón me comí la C ; ahora si : EXCELENTE

Malena Ferrini - diciembre 2, 2010

Hola Mdraf… gracias por la buena nota, cuando rindo el final?

Malena Ferrini - diciembre 2, 2010

Genia genia genia Romina!!! esto debió ser posteo. besos!!!!!

Malena Ferrini - diciembre 2, 2010

El punto 9 me ha dejado pensando… veremos qué sucede.

Carolina - diciembre 13, 2010

Romina..Pido permiso para publicar tu lista en mi blog http://www.clichebobo.blogspot.com ..con Derechos de Autor incluídos.. ¿puedo??

3. Lobo - diciembre 1, 2010

A mi no me pasa… yo seré de las nabas que disfrutan con espíritu navideño…que le gusta ver las caritas de los peques abriendo regalos del persa, el traje de papa noel que te mata de calor, ir a misa parada, extrañar a los que no están y abrazar a los que están… a mi me encanta… me caga de gusto ver todo rojo y verde, me encanta levantarme el ocho y armar el pino mientras desayuno, comprar un adornito nuevo en el super, ver como a melchor le falta la cabeza, y que el perro se comió la pata del camello…

Es linda la navidad, aprovechemosla para agradecer todo lo lindo que tenemos… y olvidemos al menos una vez al año los odios, fracasos y relojes.

Malena Ferrini - diciembre 2, 2010

Hola Lobo, por alguna razón siempre ves todo al revés, pero de una manera que me es imposible de refutar. Habrá que bajar un cambio, mirar con amor, y llenar la boca de besos. Sos linda con tu espíritu navideño. Enseñámelo. besazos

Malena Ferrini - diciembre 2, 2010

Hola Lobo, al final siempre escribís lo contrario de lo que yo pienso, pero de una manera que me es imposible refutar. Habrá que mirar con ojos de amor, llenarse la boca de besos y concentrarse en lo lindo de estar todos juntos. Sos hermosa así, con tu espíritu navideño. Eneñámelo. Cariños.

4. Pily - diciembre 2, 2010

Yo comentaría, pero estoy padeciendo el mismo síndrome…jajajajajajajaja

Malena Ferrini - diciembre 2, 2010

Pily…. calmate y disfrutá. Mañana veremos que pasa. saludos!!!!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: