jump to navigation

La recompensa de una buena acción es haberla hecho. Séneca. octubre 11, 2014

Posted by Malena Ferrini in Éxito profesional.
Tags: ,
add a comment

Ahora que han cambiado las autoridades me pongo las pilas para quedar bien.

Me tocó hacer el pedido del almuerzo, recaudar la plata, esperar el delivery… cosas tediosas que todavía no sé si garpan.

Además, tuve la iniciativa de llenar con agua la botella de mi coordinadora y otra compañera.

Qué buena onda que soy,  me dije mientras sorbía el yerbeado (yo no tomo agua con el almuerzo).

Pero medio litro después se comenta: -El dispenser no tiene agua.

Todos muertos de bronca.

Y yo contesto: -Sí, desde hace un buen rato está vacío. Hoy tuve que llenar la botella de las chicas con agua de la canilla.

Y ahí me entero, después de 10 años de trabajar acá, que el agua de la canilla no es potable porque los tanques están llenos de mierda de palomas.

Ojalá no se intoxiquen.

 

Después de nuestra cita escribí un Haiku octubre 4, 2014

Posted by Malena Ferrini in Cómo perder a un hombre, Semiótica Viril.
Tags: ,
add a comment

Su pelo, muy sucio

¡Cómo habrá tenido

el prepucio!

Limpieza de emergencia para recibir gente octubre 1, 2014

Posted by Malena Ferrini in Ama de casa, Secretos de conquista.
Tags: ,
add a comment

El otro día me contaba Connie que había invitado a alguien a su casa y justo ese día le faltó la empleada. Este post está inspirado en su experiencia. 

Una nunca sabe, y entonces… además de estar depilada, hay que dejar la casa más o menos digna para que el invitado en cuestión no tema agarrarse cólera o encuentre algo comprometido. Este es un método exprés para acomodar las cosas es bajo la norma “por donde mira la suegra” o en este caso, “el chongo”.

Conviene no gastar más de 30 minutos en el proceso (para conservar el buen talante) y seguir el orden de los pasos, ya que si la persona en cuestión llega antes de tiempo, habremos resuelto los puntos más críticos.

  • Abrir todas las ventanas para que se ventile la casa.
  • Verificar que el sanitario humano y el de las mascotas estén mínimamente limpios (llámese a esto sacar los restos de caca y asegurarse de que no despida olor).
  • Esconder cualquier parafernalia que invoque la presencia de otro hombre.
  • Sacar la basura. Las bolsas rebalsadas no son sexies. En caso de que no sea horario basureril, esconderlas en el patio o balcón.
  • Ordenar los platos sucios, todos adentro de la pileta. Parecerán menos. Aprovechar a operación para enjuagar cualquier cosa que haya empezado a largar olor.
  • Agrupar la ropa sucia en un canasto y ponerla fuera de vista.
  • Apilar los objetos de manera que se vea la mayor cantidad posible de superficie horizontal (llámese mesa, suelo, estantes, escritorio, etc.), esto da sensación de orden.

Si no alcanzó a hacer todo lo anterior, apenas llegue el invitado póngase urgente en tetas. Nada como desviar la atención para remar estas situaciones. (Este último consejo lo agregó un amigo mío, que dice que si el tipo es BIEN MACHO, no debiera estarse fijando tanto en el orden. Ampliaremos).