jump to navigation

“Nosotros” no significa “vos y yo” diciembre 24, 2010

Posted by Malena Ferrini in Asuntos de pareja, Semiótica Viril.
Tags:
4 comments

Este era un post de mi blog viejo. Dejé el título que tenía en ese momento, pero hoy (después de dos años), me produce otras cosas releerlo. Lo rescato, lo resignifico, y comparto mis nuevos aprendizajes…*

Habíamos pasado dos meses sin vernos. El 24, vino a casa el muchacho para compartir la tarde de Nochebuena.

-Vamos a la fiesta Tutto Matto esta noche.
-¡Genial! Seguro que va a estar súper divertido. ¿A qué hora me pasás a buscar?
-Es que en realidad había pensado una salida entre nosotros nada más.
¿Nosotros?
-Y… el gordo, David, Nahuel, Diego, Guille y yo.
-¿Acabás de volver de dos meses sin verme y no vas a pasar Noche Buena conmigo?
-Bueeeno es que el gordo me banca la entrada… además va a estar genial, cómo le voy a decir que no.
-Igual, ¿no vas a pasar Navidad conmigo?
-Pero no es eso… podemos ir mañana a la misa.
-Dale. Es a las 11 de la mañana.

Así fue. Terminé yendo sola. El muchacho apareció 8 horas tarde con la barba más desagradable, un impactante olor a chivo, y el peor aliento a alcohol que olí en toda mi existencia.

Me encontró llorando, pero me trajo un paquete de Rocklets, me hizo reír un poco y lo perdoné.

________________________

*Otras cosas más que aprendí de esta traumática experiencia:

  • Levantarse a las 11 am para ir a misa después de semejante fiesta es un plan poco tentador para el novio promedio (a no ser que haya ido a la misa de Gallo, sea abstemio y quiera volver a la iglesia en la mañana nuevamente, en cuyo caso se corre el riesgo de que se le meta a cura al corto plazo).
  • Que la navidad sea tiempo de reconciliación no significa que haya que perdonarlo todo. Ni siquiera habiendo Rocklets de por medio.
  • Si después de dos meses sin verla, a él le atrae más un plan con los vagos, que una Buena Noche con usted, sospeche.
  • Una no tiene que jugar a ser Penélope, eso es una farsa pelotuda. Esperar es una pelotudez. No se dedique a esperar, dedíquese a vivir.

Les dejo fuertes abrazos. Feliz Navidad para todos.

 

 

Anuncios

Para qué va a querer comprar la vaca si tiene la leche gratis diciembre 8, 2010

Posted by Malena Ferrini in Asuntos de pareja, Cómo perder a un hombre, En Sociedad, Secretos de conquista.
Tags: , , ,
2 comments

Esta es una de esas frases que dice la gente intentando ayudar a la joven desprevenida a decidir con lucidez los asuntos de su vida amorosa.

Mi amiga Connie la había escuchado de su abuela y me la dijo hace algunos meses, cuando me aconsejaba que no tuviera sexo si quería que un hombre me tomara en serio. Eventualmente la anoté en el archivo del blog para cuando viniera bien.

Qué ironía repensarla hoy. Traducirla a crudo lenguaje cotidiano.

Para qué querría casarse con vos, si puede tener sexo gratis.

Es horroroso comparar el matrimonio con una compra. La mujer con un animal. El sexo con un producto. Según esta frase, la mujer es un ser vivo que sirve para dar sexo. El matrimonio te da un dueño que se casa con vos porque no tiene otra forma de ponerla.

Pobre Connie. Finalmente resultó una hermosa vaca que se contoneaba en los verdes pastos, prometía deliciosa leche con sus enormes inalcanzables ubres de silicona, hasta que por fin tuvo el dueño que tanto soñó.

Será que se volvió intolerante a la lactosa el hombre, porque al cabo de un tiempo ha decidido que no la quiere más. La sacó del campo y le cerró la tranquera. La dejó desorientada en medio de la nada, perdida, sola e indefensa. Cruzando la ruta en busca de un pastito verde.

Ojalá encuentre un dueño nuevo antes de terminar arrollada, sangrando moribunda en el asfalto.

La derrota tiene una dignidad que la victoria no conoce (Jorge Luis Borges) diciembre 6, 2010

Posted by Malena Ferrini in Asuntos de pareja, Cómo perder a un hombre, En Sociedad, Ocio y viajes.
Tags: , ,
4 comments

Anoche, después de la cena de fin de curso Connie me trajo a casa. Cuando llegamos apagó el motor, y con las dos manos en el volante miró el horizonte, arrugó un poco la boca y sin dejar de mirar adelante me dijo llorando.

-Ay, Malen, esto me explota. Perdoname que me ponga así de repente. Anoche Alito me ha pedido el divorcio.

Cosas que se dicen en un segundo, cosas que necesitan años para ser asimiladas.

Le apoyé la mano en el hombro y giró para mirarme con ojos de alquitrán.

-Llegó de la oficina como siempre y se puso a ver History Channel… no me esperaba te juro, se levantó para servirse un vaso de agua, se apoyó en la puerta de la heladera y me lo dijo, Malen, como si me hablara de ir a comprar bananas…

-…

-Me lo dijo como si nada, me dijo “Connie, no doy más. Quiero que nos divorciemos.” … y yo que me imaginaba que los divorcios venían en medio de una pelea a gritos, que se mataban como los Roses, pero no así tan frío.

Connie vomitaba miseria mientras yo trataba de entender por qué me contaba a mí todo eso. No somos amigas. Nada más somos compañeras de curso. Me ve una vez cada dos semanas y siempre anda con un comentario choto sobre su vida en sociedad, o los triunfos del lindo marido que enganchó.

-Vos sos la única que sabe, no vayas a decir nada porque no sé quién… no sé como se sigue… después de esto.

Nunca la había visto tan deshecha, tan vacía y tan nadie como anoche. Quizás hasta le envidiaba la imagen feliz de llegar a la casa y tener unos brazos donde dejar el cansancio. Siempre tan entera, tan perfecta. Siempre acorde a la ocasión. Y ahora tan rota secándose lágrimas y mocos en mis pañuelitos descartables. Haciendo hipos y espasmos a los gritos. Contándome a mí su secreto mas doloroso.

-Nada, Connie, llorás unos meses. Aprendes a estar sola. Estas cosas son parte de la vida.

Mientras le corría el pelo de la cara porque se le estaba llenando de mocos, me agarró y me pegó un flor de abrazo. La pobre gemía como perro atropellado mientras yo trataba de calmarla. Fue tan sentido, tan triste. Hasta que me incliné para sobarle un poco la espalda y se alejó sobresaltada. Arrancaba otra vez el auto diciendo.

-Bueno, listo Malena. Ya fuimos bastante patéticas por hoy ¿no?

-Chau, Connie, gracias por traerme.

-Ay nena, ya que estás -me dijo dándome los pañuelos sucios- ¿Me tirás todo esto a la basura? no quiero que queden acá, a ver si los encuentra la empleada y se da cuenta.

Me bajé del auto. Quedé parada como un grito, llorando sin control en la vereda. Apretaba con bronca y pena el manojo de negro de carilinas con mocos. No entiendo qué fue lo que me dejó tan desahuciada.

Quizás volví a aprender que la felicidad nos es dada sin garantías.

Todo es cuestión de perspectiva diciembre 3, 2010

Posted by Malena Ferrini in Asuntos de pareja, Autoayuda, Cómo perder a un hombre.
Tags: , ,
2 comments

Vi a mi ex ayer en la calle. Se ha dejado una barba prolija, ha convertido sus grasas en músculos y sonríe con encanto en la camisa que le regalé hace un par de años.

Ahora es como un adulto. Visto desde lejos, con sus carpetas y sus rollos de planos en las manos, su voz clara y esos ojos chispeantes que supieron mirarme con furia y amor. Ya no está triste, ya no quiere buscarme y se para en sus dos piernas con la frente en alto, sacando pecho orgulloso. Tengo ganas de llorar y me sale la impecable sonrisa guasona. Me escondo en un rincón oscuro, por suerte él no me ha visto y pasa de largo.

Ya va a ser un año entero de lidiar con espejertos diversos y aprender a aliviar mi mal de su desamor con soledades irremediables. Nadie como él para recordarme quién iba a ser cuando llegara un día como hoy. Nadie como él para hacerme sentir que el fracaso se llama Malena y mi dolor no es otra cosa que yo misma haciéndome las mismas lastimaduras una y otra vez, pero con distintos cortopunzantes.

I’m with everyone and yet not

Hoy sólo me salvan Minerva y Gwen, cagándose de risa en la cara misma del desamor.

Un orden nauseabundo noviembre 22, 2010

Posted by Malena Ferrini in Asuntos de pareja, Autoayuda, Secretos de conquista, Temas familiares.
Tags: , ,
9 comments

Para mi amiga Romina, que ya trató de enseñarme a hacer lo que se me da la gana. El post que sigue salió escuchando esta canción.

Esta mañana me desperté angustiada. No sé si fue algo que soñé o algo que pensé antes de dormir: sentí que no estoy a la altura de lo que debería ser.

No sé qué responder a casi ninguna de las demandas que plantea esta sociedad, esta cultura en la que me tocó nacer y crecer. Parece que no, pero hay una exigencia tan enorme que subyace al amor, el cuidado, el quedirán. Por Dios qué va a decir la gente. Una preocupación que esclaviza, acorrala y cercena sin que siquiera intentemos pelearla un poco. Sin negociar, sin pensar, sin sentir, simplemente acatando un paradigma que nos es dado de antemano, un lugar cómodo que creemos nuestro, de tan hondo que ha penetrado.

Tenés que ser una buena mujer. Tenés que mantener una compostura. No sea que de tanto detonar te quedes sin la posibilidad de encontrar un hombre que te quiera y te respete. Porque una vez que perdiste eso que te hace lo suficientemente decente, ya no sos digna. No sos normal. Ya sos cualquiera y nadie te va a tomar en serio. No tenés eso que busca un hombre en la mujer que quiere para enamorarse, la futura madre de tus hijos.

Es cruel sentir que el amor alguien va a venir de algo que hiciste o dejaste de hacer. Es triste arreglarse una cáscara para gustarles a ellos y negar lo que hay más allá. Gustarles a quiénes. Porque son un fantasma que no es nadie y son todos, está en vos cuando me comparás y me juzgás, o en mí, cada vez que me da pudor ser yo misma y hacer lo que se me antoja. Cada vez que digo sí, pero siento no. Cada vez que me da miedo equivocarme, pero no por las consecuencias de mi error, sino por el desamor y la condena.

Hay que hacer bien las cosas o si no acabás mal. Bien es lo que yo digo, lo que dicen todos y nadie.

Pero acabar mal, a cualquiera puede pasarle, hasta al más atenido de todos. Porque nadie se salva de la incertidumbre, nadie tiene la felicidad comprada, no existen garantías en esta vida.

Quizás la única salida de todo esto sea ser fiel a mí misma. Aprender haciendo: equivocándome o acertando. Tener la tranquilidad de que soy libre y responsable de las consecuencias de mis actos.

Rebuscármelas para ser feliz por mis propios medios. Ser mi propia dueña, que no es poca cosa.

A vos, que sos todos y nadie… Sé qué estás pensando. Superalo. No soy tu propiedad.

No te pongas emocional en una discusión de pareja octubre 24, 2010

Posted by Malena Ferrini in Asuntos de pareja, Autoayuda, Consejos para hombres, Dialecto Femenino.
Tags:
1 comment so far

Pocas veces es bueno ponerse demasiado emocional en medio de una discusión con tu hombre. Corrés el riesgo de que te pregunte.

-¿Qué te pasa, te vino?

Pregunta de mierda, si las hay. Todos los racionalísimos argumentos que hilvanaste, las lógicas explicaciones que diste, y todos los esfuerzos que pusiste  para resolver la situación lo antes posible han de ser echados por tierra al contestarle con llorosos ojos.

-¡Sí, pero eso no tiene nada que ver con esto!

Nada más decepcionante.  Tu hombre habrá logrado infiltrar entre tus lágrimas, tu angustia o tus reproches una pregunta soez como esa. Una llave maestra que acaba el problema tapando el vórtice hormonal con abrazos… o acrecentándolo a niveles insospechados.

-Vení, no estés triste. Yo te voy a abrazar.

Un consuelo para tontos, una curita que no resuelve nada.

-Qué me vas a abrazar, pedazo de misógino sexista insensible. Cuando me viene también puedo pensar ¿sabés?*

*Nota: Esa última frase matadora rara vez será pronunciada. Probablemente llegue en un pensamiento dos o tres días después de la pelea. Cuando los días hayan terminado y ninguno de los dos recuerde sobre qué diablos era la discusión.

______

Por las dudas, tomá nota del problema y de los argumentos. Y aprendete de memoria la frase matadora, a ver si logramos que escarmienten y dejen de preguntar pavadas de una buena vez.

El amor, como ciego que es, impide a los amantes ver las divertidas tonterías que cometen (William Shakespeare) octubre 21, 2010

Posted by Malena Ferrini in Asuntos de pareja, Éxito profesional, Carrera y finanzas, Ocio y viajes.
Tags: , ,
16 comments

Esto ya lo publicó Pau. Yo no me animé antes porque se dice que el tal Adri y la nunca bien ponderada Yael andan mandando cartas documento y haciendo juicios acá y allá a todo aquél que postee el video clip que hicieron para su casamiento. Justamente eso es lo que hace que se multiplique por todas partes en la red, una inmejorable estrategia de marketing.

Con un hit como el de ellos deberían hacerse un site que se llame ChotoLove.com, sería suficiente para ganarse unos buenos morlacos con un show en Mar del Plata y un programa de tele en horario estelar. Temblaría Alfredo Casero, se admiraría Capusotto ante la creatividad de este humor bizarro que no llegará jamás al ápice de su desarrollo sólamente porque estos dos enamorados no saben reírse de sí mismos y capitalizar su ridículo en algo que les reditúe.

Quién sabe. Por ahí sea cierto que Adri sueña con un plasma y no distingue una naranja de una manzana.

Acá tienen un back up del link por si censuran el video de You-Tube. También les dejo un artículo que explica por qué el amor nos hace tan idiotas.

Cómo tener un hombre a tus pies octubre 5, 2010

Posted by Malena Ferrini in Asuntos de pareja, Cómo perder a un hombre, Secretos de conquista.
Tags:
33 comments
  1. Arrastralo al cine a ver una comedia romántica o peor aún algo como Sex and the city 2.
  2. Pedile que te sostenga la cartera mientras vas al baño y dejalo cuarenta minutos esperando (para más maldad, que sea a la salida del cine cuando vean Sex an the city 2).  Otra variante es hacerlo quedarse anquilosado en el silloncito de la boutique mientras te probás cosas que no necesitás comprar.
  3. Armale un buen berrinche cada vez que quiera salir a correr.
  4. Decile a sus amigos que se puso a llorar cuando vio “Siempre a su lado” la película de Hachiko el perro fiel.
  5. Cuando se entusiasme con algo en el shopping, preguntale bien fuerte ¿Para qué querés esa huevada? y prohibile que lo compre.
  6. Tratá de reventarle los granos de la cara, o peor insistile para que se haga una limpieza de cutis. Podés potenciar el efecto diciéndole que el pelo le queda horrible o atosigándolo para que baje de peso.
  7. En medio de una reunión, contá que es tan inútil que no sabe la diferencia entre una pinza y una tenaza.
  8. Preguntale si se cambió el calzoncillo.
  9. Comentá que la música que le gusta es una trolada.
  10. Ante cualquier pelea, sin importar de qué se trate el problema, negale el sexo hasta que te pida perdón y te diga que tenés razón.

No me explico cómo las minas que hacen todas estas cosas tienen en sus manos unos tipos divinos que se desviven por complacerlas. Y yo que no hago ninguna estoy más sola que la mierda.

No sean giles, muchachos, no se banquen tanta porquería. Búsquense una chica que sea piola.

Somos muchas, pero nadie nos ve.

__

Este post es para El Implacable, y también para Viento que Corre. Ojalá nunca tenga que verlos a los pies de nadie.

Vos no vas a encontrar el amor, el amor te encontrará a vos septiembre 27, 2010

Posted by Malena Ferrini in Asuntos de pareja, Autoayuda, Secretos de conquista.
Tags: ,
17 comments

Lo primero que hizo mi amiga fue cambiar el estado en Facebook a “en una relación con”. Después apareció en el bar a darme recomendaciones con el diario del lunes.

-No tenés que hacer nada. Vos no vas a encontrar el amor, el amor te encontrará a vos.

-Ajá. Y qué hago mientras tanto… ¿Aburrirme como una ostra? ¿Salir con las amigas para estar más o menos en el radar? ¿Tener citas con muchos tipos hasta que aparezca el indicado?

-Pero no, nena. Vos tenés que actuar con naturalidad. Ser vos misma. Cuando venga, vendrá.

Me pregunto si usaré alguna vez el lenguaje tautológico de las minas que están en pareja. El chongo en cuestión le ha dado a comer una banana del árbol de la sabiduría. Empieza a hablar como el maestro Yoda y me dan ganas de molerla a palos.

-No te entiendo. Me siento para el orto y vos venís con tus consejos de superada. Imaginate qué me hubieras dicho hace unos meses cuando coleccionabas salidas con giles sacados de Gutiérrez.

-Es que te digo las cosas que me hubiera gustado saber cuando la pasaba mal estando sola.

-Sí nena. Esas mismas cosas de las que te vas a olvidar en el minuto en que dejés de salir con ese tipo.

Voy por mi segundo margarita. Las calorías del alcohol, los nachos fritos fritos fritos en la mesa. Mi tristeza ácida de sábado a la noche, y una larga, larguísima abstinencia de abrazos. La soledad duele como la mierda. Paso de ser un objeto, un juguete a ser un cachivache invisible. Ahí escarnecida en un bolichón, poniendo cara de Guasón, buscando fuerzas en la boca del estómago para reír y que sea creíble. Mirando el teléfono que no suena, mirada por un baboso insoportable o un inerte de morondanga.

Después una se olvida de lo mal que la pasa, pero yo decido que quiero acordarme de lo que hoy estoy sintiendo. Mi amiga retruca:

-Mala onda. Vos no sabés estar sola.

Me clava esa frase como una estaca de hielo. Soy una tarada que sufre por no tener un tipo al lado. Sí, y qué. Salgo con boludo tras boludo. En los últimos meses me he comido más mojones de los que puedo digerir. Al fin y al cabo, de eso se trata la soltería ¿no?

-Bueno. Sabés qué. Me alegro por vos, amiga. Ojalá este hombre que encontraste te haga muy feliz por muchos muchos años más.

-Así será.

Qué engreída. Algo verde y soez me carcome desde adentro. Secretamente odio su seguridad y su arrogancia, pero sobre todo su mala memoria y su falta de realismo.

________

Encontré esta canción que le da la razón.

El amor verdadero te encontrará al final
Averiguarás quien es tu amigo
No estes triste, se que estarás
Pero no te rindas hasta
que el amor verdadero te encuentre al final

Esta es una promesa con una trampa
sólo si miras te va a encontrar
porque el amor verdadero también está buscando
pero ¿cómo te va a reconocer
a no ser que salgas a la luz?
pero no te rindas hasta
que el amor verdadero te encuentre al final

________

Las canciones traducidas son una reverenda porquería.

Mas vale pájaro en mano que cien volando septiembre 20, 2010

Posted by Malena Ferrini in Asuntos de pareja, Autoayuda.
Tags:
6 comments

Venía volando bajito, siguiendo un poco el tumulto de la bandada como para no perderme a medio camino. Debo ser el único pájaro que no se orienta.

Mi ala rota se había curado, pero nunca más iba a ser igual. Algunas veces sentía que no podía seguirles el ritmo y me ofuscaba. Me pegué un par de sustos y encontrándome solo aprendí a convivir con mi realidad. Soy otro eslabón de la cadena trófica: predadores acechan y hundo mi pico en la tierra engullendo gusanos sin ninguna piedad.

De vez en cuando me adelantaba a mi bandada abriendo solo las alas en el viento, volándoseme amargas las lágrimas que caían desde alturas insospechadas. Aleteaba con fuerza reclamando una primavera adelantada, como si agitarme acortara el tiempo y el espacio. Como si preocuparme fuera a ayudarme a distinguir el sitio final o al menos reconocer el camino.

Una noche de lluvia acabé solo en una rama. La bandada me había dejado atrás y soñé con cantar en vez de morirme de frío y cansancio yendo de acá para allá. Soñé con un dueño y una jaula, con noches tibias y comida fácil. Empapado ensayé unos trinos afónicos que rompían como las olas contra el cielo rosado. Busqué la rama más alta y reclamé a la inmensidad con bronca y pena. Con un miedo ambiguo de quedarme solo cantando sin ton ni son en el medio de la nada o reencontrar la bandada y cansarme de seguirlos sin entender, yendo a no sé dónde para no sé qué.

Me tomé todo el rocío y comí una semilla cuando el sol empezó a picarme en las alas. Mis trinos mejoraron con las horas y el descanso me dio una paz que no había visto jamás. Tuve la certeza de que en la bandada no iban a notar mi ausencia y por primera vez no me preocupé. La primera estrella de la noche brilló en el cielo y llené mis pulmones de aire frío para cantar con los grillos.

La soledad me retumbaba en la garganta, el hambre me ardía en el vientre, la libertad me escaldaba en las venas. No me importó más que pudiera escucharme el depredador. Más vale morir libre y cantando, que sobrevivir apurado y sin rumbo.

Supe después que unas ramas más allá, otro pájaro desbandado había estado escuchándome desafinar todo ese tiempo. Se acercó despacito sin pedir permiso, intercalando sus trinos me contó su propio hambre. Compartimos muchas semillas y gusanos que no nos comimos porque se nos fue el apetito. De repente salió volando a toda velocidad y lo miré con alegría hasta que fue un punto mínimo en el horizonte.

Me quedé solo. El sol me entibiaba cuando un emisario vino a avisarme que mi bandada no estaba muy lejos. Decidí seguirlo economizando mis fuerzas, aprendiendo que igual podía sentir el vientito en la cara, emocionarme con el paisaje, volar entre esos cien (o mil) pájaros iguales sin perder el vértigo ni dejar de avanzar, cruzando el cielo a toda velocidad feliz de poder cada tanto mirar de reojo a esa ave cuyas plumas quisiera saber de memoria, admirar sus alas desplegadas en el viento, disfrutar cuando llega en la primavera y entender de a poco sus patrones migratorios.

Quizás sea cierto que la vida se trata de mudar plumaje, buscar comida, migrar, armar nidos, poner huevos… pero nunca, jamás, hay que dejar de cantar y volar.

Inspirado en este post de Mona.