jump to navigation

Los hombres también sufren durante sus rituales de belleza agosto 17, 2010

Posted by Malena Ferrini in Belleza capilar, Consejos de belleza, Semiótica Viril.
Tags:
10 comments

En el día de nuestro prócer máximo, comparto con ustedes la heróica hazaña de un amigo mío. Lean aquí su conmovedor testimonio.

Sabés, con los años se te caen los pelos de la cabeza y te empiezan a salir en los lugares más inesperados. Yo todavía viejo no soy, pero el otro día me encontré un pelo enorme saliéndome de la nariz. Es un asco tener eso colgando, así que me lo quise arrancar con la pincita. Me costó un montón engancharlo porque tenía que hacer la acción espejada en el botiquín, muy de cerca, con los ojos bizcos para enfocar y no errarle. Cuando lo tuve bien agarrado pegué el tirón y aydiosmelibre… Primero vi todo como estrellitas, puntitos blancos. Después se me puso todo azul y me agarró un mareo que ni te cuento porque tenía ganas de llorar, estornudar y gritar al mismo tiempo.

Puse ojos de piedad y sonreí compasivamente mientras me regocijaba un cachito por dentro. Algún tipo de justicia divina viene a resarcir a todas las mujeres por los tirones de todos los otros pelos que ya desde la pubertad tenemos el deber de arrancarnos.

Nunca vayas a la peluquería cuando estés atravesando un trauma emocional febrero 3, 2010

Posted by Malena Ferrini in Belleza capilar, Consejos de belleza.
Tags:
add a comment

Claro, porque a éste le encanta que tenga el pelo largo y me tengo que pasar media hora con el secador y hacerme miles de tratamientos para que se mantenga sano. Para qué. Para que después ni me lo mire el muy ingrato. Cómo no se me va a arruinar así después de tantos días sin hacerme el baño de crema. Si toda la vida lo tuve corto y me ha quedado siempre bien. Además qué diantres se viene a meter con mi cabeza. Qué le importa. Cuatro años y medio taladrando. Que me lo deje largo. Que me lo deje largo. Que me lo deje largo. Que me lo deje largo. Que me lo deje largo. Cuatro años y medio y pasó de ser cortecito a la garçon, a una melena rubiona que casi llegó a la cintura. Me preguntan si tengo extensiones. Ya sé que es bonito, pero no me gusta que este tipo pretenda controlar tambien eso. Loco, es MI cabeza. Lo único que me falta. Eso y que se ponga celoso de mi amiga que la adoro. No es mi problema si no la puede tolerar… ella llegó antes que él ¿no? Así que ahora que no lo voy a ver cuatro días me lo corto a la miércole. Ni se imagina la que le voy a hacer…

-Hola vengo a hacerme un corte carré.
-¿Usted sabe lo que es carré? Es un cambio muy radical…
-Sí sé. Corte nomás. Como la de la foto quiero.

Corte carré

Así fue como terminó mi hermosa cabellera tirada en el piso de una peluquería. A veces no la extraño pero la mayor parte del tiempo sí. No se imaginan cómo brillaba en el sol, me abrigaba en las noches frías y me servía para hacer las caricias más increíbles. Lo bueno del pelo es que crece.

Aconsejó: Hairboutique.com