jump to navigation

Después de nuestra cita escribí un Haiku octubre 4, 2014

Posted by Malena Ferrini in Cómo perder a un hombre, Semiótica Viril.
Tags: ,
add a comment

Su pelo, muy sucio

¡Cómo habrá tenido

el prepucio!

Anuncios

Limpieza de emergencia para recibir gente octubre 1, 2014

Posted by Malena Ferrini in Ama de casa, Secretos de conquista.
Tags: ,
add a comment

El otro día me contaba Connie que había invitado a alguien a su casa y justo ese día le faltó la empleada. Este post está inspirado en su experiencia. 

Una nunca sabe, y entonces… además de estar depilada, hay que dejar la casa más o menos digna para que el invitado en cuestión no tema agarrarse cólera o encuentre algo comprometido. Este es un método exprés para acomodar las cosas es bajo la norma “por donde mira la suegra” o en este caso, “el chongo”.

Conviene no gastar más de 30 minutos en el proceso (para conservar el buen talante) y seguir el orden de los pasos, ya que si la persona en cuestión llega antes de tiempo, habremos resuelto los puntos más críticos.

  • Abrir todas las ventanas para que se ventile la casa.
  • Verificar que el sanitario humano y el de las mascotas estén mínimamente limpios (llámese a esto sacar los restos de caca y asegurarse de que no despida olor).
  • Esconder cualquier parafernalia que invoque la presencia de otro hombre.
  • Sacar la basura. Las bolsas rebalsadas no son sexies. En caso de que no sea horario basureril, esconderlas en el patio o balcón.
  • Ordenar los platos sucios, todos adentro de la pileta. Parecerán menos. Aprovechar a operación para enjuagar cualquier cosa que haya empezado a largar olor.
  • Agrupar la ropa sucia en un canasto y ponerla fuera de vista.
  • Apilar los objetos de manera que se vea la mayor cantidad posible de superficie horizontal (llámese mesa, suelo, estantes, escritorio, etc.), esto da sensación de orden.

Si no alcanzó a hacer todo lo anterior, apenas llegue el invitado póngase urgente en tetas. Nada como desviar la atención para remar estas situaciones. (Este último consejo lo agregó un amigo mío, que dice que si el tipo es BIEN MACHO, no debiera estarse fijando tanto en el orden. Ampliaremos).

Tres tips para una perfecta cita fallida septiembre 28, 2014

Posted by Malena Ferrini in Consejos para hombres, Ideas sexy para conocer hombres, Secretos de conquista, Teorías refutables.
Tags: ,
add a comment

No importa si no hay atracción física, si la charla es medio pelmazo o si alguno de los dos es un awkward incurable. Hay tres cosas que se pueden hacer para garantizar que al menos esa única cita (fallida) sea perfecta.

1. Hacer planes breves. Un café, un helado o una cerveza pueden resolverse en 15 minutos o 4 horas. Ideal para adecuar la duración del encuentro al nivel de amenidad de la compañía.

2. Estar presentes. Ahí y en ese momento. Ni antes, ni después. Apagar el celular. Hablar mirando a los ojos. Darle toda la atención al ser de carne y hueso que se tiene enfrente. Dialogar, intercambiar. Tal vez no haya tantas cosas en común como uno quisiera, pero coincidir en el espacio-tiempo es suficiente para encontrar un chiste o comentario frívolo para hacer.

3. Atravesar el silencio con dignidad. Mirar alrededor, sonreír un poco, tomar un sorbo de cerveza. Estar en calma mientras cruzamos el “no lugar” de desencuentro. Inexorablemente, algunos segundos después uno de los dos encuentra algo para decir.

En definitiva, sin importar cómo salgan las cosas, hemos tenido el privilegio de que otro ser humano nos dé parte de su tiempo y atención. Hemos conocido una persona, y a través de la experiencia, hemos aprendido un poco más sobre nosotros mismos.

Ya con eso solo, valió la pena el encuentro.

Los nuevos contextos de enseñanza-aprendizaje septiembre 17, 2014

Posted by Malena Ferrini in Cómo perder a un hombre, Secretos de conquista, Semiótica Viril.
Tags: , ,
add a comment

Me recomendó un amigo que bajara la edad mínima en Tinder. Demás está decir que aparecieron hordas de jovencitos… y que el experimento sólo duró unas horas.

-Hola hermosa

-Hola

-q haces?

-Acá, trabajando en la oficina

-Uh, estás vestida de secretaria sexy?

-Jajajaja

-M imagino con tu ropa de secretaria, que te acaricio lentamente y te saco la ropita.

-q pasó te asustaste?

-uh si. Mufasa!!! brrrrr

-sabes te puedo dar mucho placer…

-cuando nos veamos primero quiero besarte el cuello y despues seguir con todo tu cuerpo.

-hola divina.

-hola hermosa

-que mala, no me contestas 😦

-me mandas una fotito sexy?

-pense que podíamos encontrarnos y tener algo.

-por qué no me contestas?

-Hola.

-Quizás no me engancho con tu estilo de seducción.

-Es medio grasa pedir fotos.

-Además yo ya intuyo lo que te estás imaginando. ¿Por qué mejor no hacer comentarios inteligentes y divertidos, verse y después dejar que lo demás fluya?

-Cara a cara es más fácil, con miradas, con el lenguaje corporal podés decir mucho. Ir generando un clima que lleve a otras cosas…

Lamentablemente mi interlocutor en este chat me eliminó sin siquiera agradecerme.

A todos aquellos que hacen de la docencia un estilo de vida.
Feliz día del profesor.

strip tease (escrito sin respirar) julio 6, 2012

Posted by Malena Ferrini in Cómo perder a un hombre, Secretos de conquista, Semiótica Viril.
Tags:
add a comment

Encantador y aventuroso el nuevo amante de Malena se recuesta desnudo en la cama de su loft y le pide que le haga un strip tease. Suena  la alarma del celular en la cartera de ella, recordandole que en media hora tiene que estar en una reunion de trabajo. La apaga rapidamente, ese hombre le gusta demasiadp. Entonces ella elige personal jesus en el telefono y empieza a bailar. Pega algunos saltos porque tiene dificultades para sacarse la bota. se trepa en la cama usandola a modo de escenario y empieza a bailar casi pisando a su amante.  Mientras, trata de sacarse el pulover, pero se enreda todo y se saca todas las capas de ropa de una sola vez, quedando con las lolas al aire. Vuelve a sonar la alarma, han pasado diez minutos.  Pero sigue el show y el amante la mira entusiasmado. Se saca el cinturón mientras mueve la pelvis. Se le traba en una presilla del pantalón. Pega el tirón, trastabilla, se cae de la cama-escenario, y le golpea el campanario con un coletazo  de la hebilla del cinto. El tipo morado se retuerce de dolor en el piso mientras a ella le suena otra vez el snooze de la alarma.

-Tengo que irme es tardísimo.

Se le ha hecho tarde para ir a trabajar. Se pone la ropa apuradamente, le da un beso en la frente al amante y corre a la puerta de la habitación que está trabada con la ropa de él. Al abrirla, no sólo le revuelca en el piso  la remera, sino que se queda con el picaporte en la mano.

-Huy se rompió. Te dejo abierta la puerta así no te quedás atrapado.

Y se aleja por el pasillo mientras la alarma vuelve a sonar y ella le grita.

-Llamame,  dale?

Y el amante queda todo desnudo en el pasillo del edificio… agarrando a patadas el picaporte para arreglarlo.

Parece que a alguien no la van a llamar…

Alguna vez en la vida volveré por esa senda, haciendo el mismo camino entre tu rancho y la acequia. (Atahualpa Yupanqui) octubre 8, 2011

Posted by Malena Ferrini in Animales de compañía, Cómo perder a un hombre, Ocio y viajes.
Tags: ,
add a comment

Me llevó a la finca que él y los parientes tienen en Vistalba. Los más estirados la administran, los menos chetos la laburan. Ya vas a conocer al Coquito, me dijo bajándose de la camioneta para abrir la tranquera.

Nos vinieron a recibir los dos tíos, rojos y transpirados. Uno gordito con barba de una semana, y sombrero. El otro flaco y alto, con la camisa atada a la cintura. Andá bajando que están los tíos. Bueeeeeenas, mucho gusto, soy Malena.

Qué tal buen día, nena.

Mientras el galancete venía de cerrar la tranquera, los tíos me dieron besos babosos y salados mientras hablaban de algo que no escuchaba atrás de los vahos que el sol exaltaba. ¿Ahora está de onda hacerse el agricultor, pibe? ¿Desde cuándo traés las chichis acá? Un aire puro de campo que se cortaba con guadaña. Él les contestó algo que yo ya no escuchaba por irme atrás de una mariposa. O querer convertirme en una.

Voy a mojarme los pies en la hijuela*. Pero no me escucharon, estaban ocupados peleando. Caminé lento hasta el fondo imaginándome un tomero* sexy al final de la huella.

Sin embargo, encontré un perro enorme gruñendo y mostrando todos los dientes.

Aterrada corrí para el lado de la tranquera, y el animal atrás, enganchados los dientes en mi camperita.

No le tengás miedo, nena, te corre porque huele que estas asustada.

La reconchadelalora.

¡Coquito! ¡No! Decía el pelele chongo mientras me veía gritar y correr sin hacer nada al respecto. Mientras tanto, yo me estrolaba contra los alambres de púa de la finca y gritaba ensangrentada como chancho que lo están carneando.

Andá, ayudá a la pobre chica. Dijo el gordito secándose la transpiración.

Me subieron a la camioneta. Volvimos en silencio a la ciudad. Terminé en la guardia el resto del domingo.

Cinco puntos me dieron.

Y al perro una biaba inolvidable.

 

*Hijuela: Canal pequeño que conduce el agua desde una acequia a la zona de regadío. Fuente.

*Tomero: Se le llama tomero a la persona que abre la toma de agua que reciben los viñedos, que sin riego nunca existirían en una tierra de tremenda aridez. Él se encarga de regular el agua para que cada usuario reciba su cuota. En general, el oficio de tomero se hereda de generación en generación. Fuente.

Si querés encontrarlo, dejá de buscarlo inmediatamente julio 31, 2011

Posted by Malena Ferrini in Cómo perder a un hombre, Ideas sexy para conocer hombres.
Tags:
2 comments

Me invitó un trago y nos pusimos a charlar en la barra. A veces creo que sí hay hombres que valen la pena en los bares.  Le dije salgamos a fumar, pero los dos sabíamos que después era cuestión de tomar un taxi y todo lo demás.

Retiramos los abrigos del guardarropa y nos fuimos a la vereda con las camperas en las manos. Che no encuentro mi encendedor. Preocupada. ¿Te doy fuego? Contestó divertido. Mientras, revisaba los bolsillos mi jean desesperada. ¿No está? Usá el mío, me dijo. No, no… es que era el encendedor de mi abuelo. Voy a buscarlo adentro. Me miró con sus ojos verdísimos y se rascó su mentón afeitadísimo. Tranquila, vas a ver que lo vamos a encontrar.

En la puerta apareció un patova que antes no estaba. No podés pasar. Tenés que pagar entrada… No, ¡pero si yo estaba acá! decía mientras sacaba la billetera del bolsillo. Cincuenta pesos. Clin caja.

Punchi, luces estroboscópicas y un mundo de gente. Se me habrá caído cuando me senté en la banqueta… A ver, dijo agachándose. No veo nada. Quedó en cuatro patas mientras me mandaba a pedirle una linterna al cajero. ¿Ves algo? Es plateadito con un labrado… Nada. ¡Huy, no! ¡Pero tiene que estar, no puede ser! ¿Se habrá caído para el otro lado? ¿Vos no te fijarías? Gateando con la linterna en la boca cruzó la puertita de la barra. ¿No está? No. Bueno le pedimos al barman que si lo encuentra me lo guarde. Snif. Dale, ahí le pido.

Salimos del bar y yo lloraba. Él miraba con la boca chueca. Al final no nos tomamos la consumición. Ay es verdad, pero si queremos volver a entrar te van a volver a cobrar la entrada. Me puse mi abrigo y me prendí el cierre. Hacía un frío de morirse así que metí las manos en los bolsillos de  la campera para calentarme un poco.

¡Aca está! ¡Lo tenía en el bolsillo! Qué locos los encendedores fugitivos, ¿no? Igual gracias por ayudarme a buscar.

Menos mal que apareció, nos vemos, te llamo.

Vovió a pagar la entrada y se metió de nuevo al bar.

Ni siquiera me había pedido el teléfono.

No vas a conocer al amor de tu vida en el boliche enero 24, 2011

Posted by Malena Ferrini in Dialecto Femenino, Ideas sexy para conocer hombres, Secretos de conquista, Semiótica Viril.
Tags: , ,
5 comments

Dos semanas después de conocerlo, le mandé un sms.

“Hola Juan. Soy la chica del vestido magenta.”

Por primera vez en muchos meses, la respuesta masculina llegó instantáneamente.

“hola melena q lindo q apareciste”

Desconsiderado, no usó mayúsculas, escribió mal mi nombre, usó abreviaturas y se comió todos los signos de puntuación. Eso es apuro o desconsideración. No hay otra.

Al menos tuvo el buen tino de no pifiar la ortografía.

Pero tampoco dijo nada.

Bah, nada de nada, no. Le ha gustado que aparezca finalmente. Se ha acordado mi nombre. Sabe cuál es el color magenta.

¿¡Sabe cuál es el color magenta?!

Si no es diseñador, es gay.

Los hombres bien machos son como los monitores viejos: tienen una paleta cromática muy acotada.

Ja, vengo de fijarme en fu**ing wikipedia: los monitores CGA de los años 80 ya tenían 15 colores*. Entre ellos dos magentas diferentes.

O sea, quizás no sea gay después de todo.

Sin embargo no me invitó a salir…

Añoro aquellas doradas épocas en las que los hombres simplemente llamaban. No quisiera resignarme al text-flirting.

*Sí. Soy una nerd irremediable.

Para qué va a querer comprar la vaca si tiene la leche gratis diciembre 8, 2010

Posted by Malena Ferrini in Asuntos de pareja, Cómo perder a un hombre, En Sociedad, Secretos de conquista.
Tags: , , ,
2 comments

Esta es una de esas frases que dice la gente intentando ayudar a la joven desprevenida a decidir con lucidez los asuntos de su vida amorosa.

Mi amiga Connie la había escuchado de su abuela y me la dijo hace algunos meses, cuando me aconsejaba que no tuviera sexo si quería que un hombre me tomara en serio. Eventualmente la anoté en el archivo del blog para cuando viniera bien.

Qué ironía repensarla hoy. Traducirla a crudo lenguaje cotidiano.

Para qué querría casarse con vos, si puede tener sexo gratis.

Es horroroso comparar el matrimonio con una compra. La mujer con un animal. El sexo con un producto. Según esta frase, la mujer es un ser vivo que sirve para dar sexo. El matrimonio te da un dueño que se casa con vos porque no tiene otra forma de ponerla.

Pobre Connie. Finalmente resultó una hermosa vaca que se contoneaba en los verdes pastos, prometía deliciosa leche con sus enormes inalcanzables ubres de silicona, hasta que por fin tuvo el dueño que tanto soñó.

Será que se volvió intolerante a la lactosa el hombre, porque al cabo de un tiempo ha decidido que no la quiere más. La sacó del campo y le cerró la tranquera. La dejó desorientada en medio de la nada, perdida, sola e indefensa. Cruzando la ruta en busca de un pastito verde.

Ojalá encuentre un dueño nuevo antes de terminar arrollada, sangrando moribunda en el asfalto.

La derrota tiene una dignidad que la victoria no conoce (Jorge Luis Borges) diciembre 6, 2010

Posted by Malena Ferrini in Asuntos de pareja, Cómo perder a un hombre, En Sociedad, Ocio y viajes.
Tags: , ,
4 comments

Anoche, después de la cena de fin de curso Connie me trajo a casa. Cuando llegamos apagó el motor, y con las dos manos en el volante miró el horizonte, arrugó un poco la boca y sin dejar de mirar adelante me dijo llorando.

-Ay, Malen, esto me explota. Perdoname que me ponga así de repente. Anoche Alito me ha pedido el divorcio.

Cosas que se dicen en un segundo, cosas que necesitan años para ser asimiladas.

Le apoyé la mano en el hombro y giró para mirarme con ojos de alquitrán.

-Llegó de la oficina como siempre y se puso a ver History Channel… no me esperaba te juro, se levantó para servirse un vaso de agua, se apoyó en la puerta de la heladera y me lo dijo, Malen, como si me hablara de ir a comprar bananas…

-…

-Me lo dijo como si nada, me dijo “Connie, no doy más. Quiero que nos divorciemos.” … y yo que me imaginaba que los divorcios venían en medio de una pelea a gritos, que se mataban como los Roses, pero no así tan frío.

Connie vomitaba miseria mientras yo trataba de entender por qué me contaba a mí todo eso. No somos amigas. Nada más somos compañeras de curso. Me ve una vez cada dos semanas y siempre anda con un comentario choto sobre su vida en sociedad, o los triunfos del lindo marido que enganchó.

-Vos sos la única que sabe, no vayas a decir nada porque no sé quién… no sé como se sigue… después de esto.

Nunca la había visto tan deshecha, tan vacía y tan nadie como anoche. Quizás hasta le envidiaba la imagen feliz de llegar a la casa y tener unos brazos donde dejar el cansancio. Siempre tan entera, tan perfecta. Siempre acorde a la ocasión. Y ahora tan rota secándose lágrimas y mocos en mis pañuelitos descartables. Haciendo hipos y espasmos a los gritos. Contándome a mí su secreto mas doloroso.

-Nada, Connie, llorás unos meses. Aprendes a estar sola. Estas cosas son parte de la vida.

Mientras le corría el pelo de la cara porque se le estaba llenando de mocos, me agarró y me pegó un flor de abrazo. La pobre gemía como perro atropellado mientras yo trataba de calmarla. Fue tan sentido, tan triste. Hasta que me incliné para sobarle un poco la espalda y se alejó sobresaltada. Arrancaba otra vez el auto diciendo.

-Bueno, listo Malena. Ya fuimos bastante patéticas por hoy ¿no?

-Chau, Connie, gracias por traerme.

-Ay nena, ya que estás -me dijo dándome los pañuelos sucios- ¿Me tirás todo esto a la basura? no quiero que queden acá, a ver si los encuentra la empleada y se da cuenta.

Me bajé del auto. Quedé parada como un grito, llorando sin control en la vereda. Apretaba con bronca y pena el manojo de negro de carilinas con mocos. No entiendo qué fue lo que me dejó tan desahuciada.

Quizás volví a aprender que la felicidad nos es dada sin garantías.