jump to navigation

Verba volant scripta manent junio 1, 2015

Posted by Malena Ferrini in Uncategorized.
Tags:
add a comment

Antes era abrazar apretando la birome en un block. Ahora es tipear besos con nudos en la garganta, con lágrimas en la mirada, con el corazón alborotado y los pulmones ventilando como pc de gamer.

Ya no hay gesto de trazado, no hay papel, no hay chance de perfumar la carta… pero tampoco es tan fácil dejarla ir, incendiarla, perderla, olvidarla. Es sabido que a diferencia de un archivo digital, la destrucción material de los papeles es un símbolo poderosísimo que no tiene vuelta atrás.

Tengo un cementerio de cartas de amor sin enviar. Quizás por prolífica, tal vez por autocensurada.

Me da culpa. Como si fuera un pecado la glotonería de dedicar tanto tiempo y energía a compartir con otra persona en la distancia. A registrar los matices que van vinculándonos.

Irónicamente, es menos tabú sacarse la ropa que desnudar el alma por escrito.

Me releo más genuina en los borradores. Dialogo con la que fui. Me hallo en el entusiasmo desesperado de acariciar sin el cuerpo; me revuelvo en el brillo de los ojos, la emoción, la calidez, la inquietud de delatarme con palabras en primera persona.

Me desentierro y me resucito en ese texto donde morí un poco de pereza, de censura, de miedo al rechazo, o de vergüenza. Quizás después de todo, el sentido último de la carta de amor cuaja cuando ya no existe el destinatario ni el remitente.

Cuando la correspondencia sólo existe para escrutar la propia esencia en los despojos de un amor que ya no es.

Anuncios

Cómo responder un “te quiero” (Alegoría) abril 16, 2015

Posted by Malena Ferrini in Uncategorized.
1 comment so far

Ayer, en el micro, una mujer muy humilde me mostró la foto de su nieto el Nachito de 13 años que salió con una enfermedad del corazón y me lo operan la semana que viene y no hemos juntado toda la plata. Mil peso’ me faltan. Mil. El papá ya está cansao, se quiso colgar de un árbol y le dije pará un poco tené fé diosito nos va a mandar gente buena que nos ayude. Y acá estás, al lado mío. ¿Sos de otro país? ¿Me vas a colaborar con el Nachito?

Yo le sonreía atrás de los lentes negros. Vengo de casi perder la cordura creyendo mentiras. Tanto tiempo reparándome, tanto trabajo registrando objetivamente el mundo para encontrar la verdad. Y un largo duelo por mi ingenuidad, rota, herida y quizás muerta de muerte violenta.

No verifiqué. Mejor si es mentira y no hay un niño sufriendo.

-Claro que voy a colaborar, señora.

-Gracia’ mijita, usté es buena, usté tiene un corazón de oro. Nadie la va a lastimar nunca porque usted es luz. Le voy a dar una estampita de la virgencita que me cuida al Nachito y la foto, que acá la tengo se ha roto porque la pegué en el tarro de pedir.

Una foto de un niño con cara de koreano googleado pixelado.

Abrí la billetera, le di a la mujer cincuenta pesos para su pobreza, su pena y sus ojitos cansados.

-Dios le devuelva el doble. Gracia’ mijita.

-Me voy a poner los auriculares, señora. Quiero dormir un poco en el viaje.

Mudanza julio 15, 2011

Posted by Malena Ferrini in Uncategorized.
1 comment so far

Meter la vida entera en algunas cajas y correr a otra parte. Cambiar la habitación, la ventana, el paisaje. Cambiar la cabeza, el calefón y la línea de micro.

Entierro todas las que he sido mientras tres días de infierno me deparan cansancio y renuncia. Todo lo que ya no existe en mí se apila en un rincón, se agolpa en bolsas negras que cualquiera va a profanar.

Los tesoros estorban mientras lo esencial cambia de foco: Tengo una guitarra que nunca aprendí a tocar, los libros de la materia que no he rendido y una caja llena de cartas de amor desesperadas y obsoletas.

Acá quedará la pared blanca, la cama vacía, las bolsas negras y las noches de llanto.

Ahora me voy a otra vida.

julio 4, 2011

Posted by Malena Ferrini in Uncategorized.
3 comments

Hay veces que me arremolino como gusano, quedo ciega en un túnel sin boca, muda por dentro y vacía. Me lleno de gente, de cine, de rock a todo lo que da. Me arropo con auriculares sordos de pena, con corridas a la terminal y bocinazos bestiales de algunos autos que casi me atropellan.

Qué frío hace.

Qué mañana más gris.

La veo entonces, y por primera vez está de rojo. Me da secreta envidia cómo contrasta con este día. Tiene el pelo chiquitito y los ojos chispeantes.

-¿Y a esta qué le pasa?- le pregunto a mi amiga.

-Le dio cáncer y se curó- contesta.

Una persona que dice un piropo es alguien capaz de desafiar al destino y a las probabilidades matemáticas julio 22, 2010

Posted by Malena Ferrini in Cómo perder a un hombre, Consejos para hombres, Semiótica Viril, Uncategorized.
Tags:
7 comments

Eso dijo el fantasma y me arrancó un ataque de risa:

He aquí algunas de las más bizarras morondangas piropeadoras que oí en distintos bares, provenientes de labios etílicos.

  • Vos estás loquísima.
  • Toda grandota sos.
  • Parecés europea.
  • Tu espalda es espectacular, casi de travesti.
  • Tenés los cachetes más rojos y enormes que haya visto.
  • Flor de cadera ¿eh?
  • Son lindos tus ojos pero no sé a dónde estás mirando.
  • Yo creo que vos te afeás.
  • En proporción con tu cuerpo tenés las piernas muy largas.
  • Parecés una mesita.
  • Qué linda remera, seguro te la cosiste vos.
  • Sacáte los lentes así te parecés un poco a Cameron Díaz.
  • Qué panza bárbara.
  • Sos una mina rara.
  • Esos ojos taladran.
  • Ahora que tenés ese pelito así, estás media lindita.

Y ustedes ¿Qué piropos contraproducentes han escuchado?

No escribas en tu blog cuando estés muerta de sueño, muy ocupada y en un lugar lleno de interrupciones de todo tipo marzo 29, 2010

Posted by Malena Ferrini in Éxito profesional, Uncategorized.
Tags:
10 comments

Corrés el riesgo de programar mal las entradas, publicando dos veces seguidas en un día que no corresponde, de apretar el botón “publicar” en vez de hacer clic en “guardar borrador” en una entrada que no estaba lista.
Te exponés a que los suscriptores crean que estás del tomate o que tomás alguna droga pesada para estimular la creatividad. Mañana martes, la entrada como Dios manda. Sepan disculpar.