jump to navigation

Limpieza de emergencia para recibir gente octubre 1, 2014

Posted by Malena Ferrini in Ama de casa, Secretos de conquista.
Tags: ,
add a comment

El otro día me contaba Connie que había invitado a alguien a su casa y justo ese día le faltó la empleada. Este post está inspirado en su experiencia. 

Una nunca sabe, y entonces… además de estar depilada, hay que dejar la casa más o menos digna para que el invitado en cuestión no tema agarrarse cólera o encuentre algo comprometido. Este es un método exprés para acomodar las cosas es bajo la norma “por donde mira la suegra” o en este caso, “el chongo”.

Conviene no gastar más de 30 minutos en el proceso (para conservar el buen talante) y seguir el orden de los pasos, ya que si la persona en cuestión llega antes de tiempo, habremos resuelto los puntos más críticos.

  • Abrir todas las ventanas para que se ventile la casa.
  • Verificar que el sanitario humano y el de las mascotas estén mínimamente limpios (llámese a esto sacar los restos de caca y asegurarse de que no despida olor).
  • Esconder cualquier parafernalia que invoque la presencia de otro hombre.
  • Sacar la basura. Las bolsas rebalsadas no son sexies. En caso de que no sea horario basureril, esconderlas en el patio o balcón.
  • Ordenar los platos sucios, todos adentro de la pileta. Parecerán menos. Aprovechar a operación para enjuagar cualquier cosa que haya empezado a largar olor.
  • Agrupar la ropa sucia en un canasto y ponerla fuera de vista.
  • Apilar los objetos de manera que se vea la mayor cantidad posible de superficie horizontal (llámese mesa, suelo, estantes, escritorio, etc.), esto da sensación de orden.

Si no alcanzó a hacer todo lo anterior, apenas llegue el invitado póngase urgente en tetas. Nada como desviar la atención para remar estas situaciones. (Este último consejo lo agregó un amigo mío, que dice que si el tipo es BIEN MACHO, no debiera estarse fijando tanto en el orden. Ampliaremos).

Anuncios

Cómo lograr un maquillaje “smokey eyes” julio 17, 2011

Posted by Malena Ferrini in Consejos de belleza, En Sociedad, Make up, Temas familiares.
Tags: , ,
add a comment

No sé cómo fui a parar al cumpleaños de 80 de la abuelita de Connie. Fui superprpoducidísima.

Comí vithel toné, carne a la criolla, ensalada de verdes, queso reggianito, fideos a la fungi, flan con crema, brownie con helado, vino especiado, 3 cafés espresso. Perdí la cuenta con las copas de vino, pero no el decoro, porque me dormí acodada en la mesa cuando las invitadas empezaron a fumar Virginias como murciélagos mientras hablaban de análisis de orina en botellas de litro.

Volví tan hecha pomada que me olvidé de sacarme el maquillaje.

Menos mal que por primera vez, nadie trató de enchufarme un espejerto ni preguntó por qué sigo soltera.

Esta mañana me levanté y decidí dejarme la cara como la tenía nomás. Hacía meses que no lograba esta facha de estrella de rock. Como smokey eyes, pero mucho más creíbles.

Por si quieren hacerlo de la manera tradicional, les dejo el link.

Para qué va a querer comprar la vaca si tiene la leche gratis diciembre 8, 2010

Posted by Malena Ferrini in Asuntos de pareja, Cómo perder a un hombre, En Sociedad, Secretos de conquista.
Tags: , , ,
2 comments

Esta es una de esas frases que dice la gente intentando ayudar a la joven desprevenida a decidir con lucidez los asuntos de su vida amorosa.

Mi amiga Connie la había escuchado de su abuela y me la dijo hace algunos meses, cuando me aconsejaba que no tuviera sexo si quería que un hombre me tomara en serio. Eventualmente la anoté en el archivo del blog para cuando viniera bien.

Qué ironía repensarla hoy. Traducirla a crudo lenguaje cotidiano.

Para qué querría casarse con vos, si puede tener sexo gratis.

Es horroroso comparar el matrimonio con una compra. La mujer con un animal. El sexo con un producto. Según esta frase, la mujer es un ser vivo que sirve para dar sexo. El matrimonio te da un dueño que se casa con vos porque no tiene otra forma de ponerla.

Pobre Connie. Finalmente resultó una hermosa vaca que se contoneaba en los verdes pastos, prometía deliciosa leche con sus enormes inalcanzables ubres de silicona, hasta que por fin tuvo el dueño que tanto soñó.

Será que se volvió intolerante a la lactosa el hombre, porque al cabo de un tiempo ha decidido que no la quiere más. La sacó del campo y le cerró la tranquera. La dejó desorientada en medio de la nada, perdida, sola e indefensa. Cruzando la ruta en busca de un pastito verde.

Ojalá encuentre un dueño nuevo antes de terminar arrollada, sangrando moribunda en el asfalto.

La derrota tiene una dignidad que la victoria no conoce (Jorge Luis Borges) diciembre 6, 2010

Posted by Malena Ferrini in Asuntos de pareja, Cómo perder a un hombre, En Sociedad, Ocio y viajes.
Tags: , ,
4 comments

Anoche, después de la cena de fin de curso Connie me trajo a casa. Cuando llegamos apagó el motor, y con las dos manos en el volante miró el horizonte, arrugó un poco la boca y sin dejar de mirar adelante me dijo llorando.

-Ay, Malen, esto me explota. Perdoname que me ponga así de repente. Anoche Alito me ha pedido el divorcio.

Cosas que se dicen en un segundo, cosas que necesitan años para ser asimiladas.

Le apoyé la mano en el hombro y giró para mirarme con ojos de alquitrán.

-Llegó de la oficina como siempre y se puso a ver History Channel… no me esperaba te juro, se levantó para servirse un vaso de agua, se apoyó en la puerta de la heladera y me lo dijo, Malen, como si me hablara de ir a comprar bananas…

-…

-Me lo dijo como si nada, me dijo “Connie, no doy más. Quiero que nos divorciemos.” … y yo que me imaginaba que los divorcios venían en medio de una pelea a gritos, que se mataban como los Roses, pero no así tan frío.

Connie vomitaba miseria mientras yo trataba de entender por qué me contaba a mí todo eso. No somos amigas. Nada más somos compañeras de curso. Me ve una vez cada dos semanas y siempre anda con un comentario choto sobre su vida en sociedad, o los triunfos del lindo marido que enganchó.

-Vos sos la única que sabe, no vayas a decir nada porque no sé quién… no sé como se sigue… después de esto.

Nunca la había visto tan deshecha, tan vacía y tan nadie como anoche. Quizás hasta le envidiaba la imagen feliz de llegar a la casa y tener unos brazos donde dejar el cansancio. Siempre tan entera, tan perfecta. Siempre acorde a la ocasión. Y ahora tan rota secándose lágrimas y mocos en mis pañuelitos descartables. Haciendo hipos y espasmos a los gritos. Contándome a mí su secreto mas doloroso.

-Nada, Connie, llorás unos meses. Aprendes a estar sola. Estas cosas son parte de la vida.

Mientras le corría el pelo de la cara porque se le estaba llenando de mocos, me agarró y me pegó un flor de abrazo. La pobre gemía como perro atropellado mientras yo trataba de calmarla. Fue tan sentido, tan triste. Hasta que me incliné para sobarle un poco la espalda y se alejó sobresaltada. Arrancaba otra vez el auto diciendo.

-Bueno, listo Malena. Ya fuimos bastante patéticas por hoy ¿no?

-Chau, Connie, gracias por traerme.

-Ay nena, ya que estás -me dijo dándome los pañuelos sucios- ¿Me tirás todo esto a la basura? no quiero que queden acá, a ver si los encuentra la empleada y se da cuenta.

Me bajé del auto. Quedé parada como un grito, llorando sin control en la vereda. Apretaba con bronca y pena el manojo de negro de carilinas con mocos. No entiendo qué fue lo que me dejó tan desahuciada.

Quizás volví a aprender que la felicidad nos es dada sin garantías.

Sin música la vida sería un error (Friedrich Nietzsche) noviembre 10, 2010

Posted by Malena Ferrini in Entretenimientos, Moda, Ocio y viajes.
Tags: , ,
5 comments

¿Estos quiénes son?

Connie estuvo insoportable toda la semana pasada. Resulta que el marido (que es marketinero, creo) movió unos contactos y se consiguió unos pases VIP para ir a ver a Vitico y su banda en la Trastienda.

La mina rompió las bolas a más no poder para que la acompañe a comprarse algo de ropa acorde a la ocasión, y con una secreta envidia decidí ir. Quién me habrá mandado: De un local a otro la inrescatable fashion victim miraba boludeces con voladitos y ojotas hasta los tobillos.

Sin embargo, el destino fue generoso con ella. En una pila enorme de remeras, una que desentonaba por ser negra le llamó la atención.

-¡¡Mirá, Malen!! -dijo estirando los brazos para mostrármela- Esta parece medio rocanrol ¿no?

-Sí, esa está buena.

¡Divain! ¡Mirá qué linda la estampa, la composición, es genial, la quiero!

-¿Sabés quienes son?

-No, jaja. Unos tipos con cara de rocanrol. ¡Listo la compro!

-¿Cómo te la vas a comprar y no sabés de qué banda es?

-Tenes razón, a ver si son unos muertos. -giró la cabeza y le preguntó a una de las empleadas del local:- Flaqui, ¿sabés quiénes son éstos?

La pobre empleada no tenía idea y yo me agarraba la cabeza, me tapaba la boca con risa y bochorno.

-Pará Connie, calmate, la remera está bien. Son AC/DC.

-No, Malen, falta el de la boina.

-Ese entró después. Cuando se murió el cantante que estaba.

-¿Sí? ¿Y a todo esto, qué canción cantan?

Tuve que tararearle hasta que se acordó.

-¡Ahhh! ¡Eso escuchamos los martes con el corrector de estilos!

___________________

Ayer me llamó Connie desde Buenos Aires para agradecerme por la ayuda. Me contó que en la Trastienda los tipos le hacían gestos cómplices, que el marido volvió a encontrarla atractiva, que la pasó genial.

-¡¡Malen, no sabés que bueno estuvo el show!! Me divertí un montón y hasta fuimos con mi marido a saludarlos al camarín… Al principio pensé que Vitico era el de pelito largo y no, era otro. Menos mal que era simpático el otro y para que no me sienta mal me hizo un comentario sobre la remera… Yo le dije “Son AC/DC antes de la muerte de Chasky Bun“.

No me sorprendería si el marido decide no invitarla a nunca más a un recital. Especialmente si es uno de Viticus.

Saludos a Fugitivo Fry, a Romi y especialmente a Sebas el cumpleañero.

Las consecuencias de tomar sol sin protección octubre 7, 2010

Posted by Malena Ferrini in Consejos de belleza, Salud y prevención.
Tags: , ,
13 comments

Esta es una historia real. Los nombres de sus protagonistas han sido cambiados para preservar sus identidades.

A estas alturas del año estamos casi todas de color blanquísimo tipo tubo fluorescente, será por eso que cuando la vimos en la clase presencial de este mes, su bronceado caribeño no pasó desapercibido.

Le preguntamos a Connie cuál es su secreto y nos contó que con los primeros soles de agosto ya se echa toda la siesta en el jardín cuan lagarto, untada con aceite de bebé. Para tomar color lo antes posible, jamás usa nada que tenga FPS, y va alargando los tiempos de exposición a medida que se va curtiendo (OK, ella no dijo curtiendo, supongo que con lo cheta que es ni siquiera usa esa palabra, pero usted lector entiende…).

-Siempre hice eso, la palidez es lo menos. Te ves como un muerto cuando estás así toda blanca.

Torcí el labio mientras masticaba una frase sin decir nada. Gracias por lo que me queda a mí, cheta compañera, que soy tan pero tan blanca que ni siquiera logro un bronceado después de 15 días de crucero en Brasil. ¿Por qué no dijo esa frase en primera persona?

La miré sin entender. Me sentí un individuo de otra especie, observando con esmero su fruncido ceño de arruga indeleble, comprendí que su cara agreta no venía de su vinagrera interior, sino del sol quemándole la frente muchas de sus veinticinco primaveras.

-¿Y nunca se te dio por usar pantalla solar?

-Ah, sabés que me lo dicen todos. Las mujeres grandes sobre todo. Me dicen que voy a terminar arrugada como una pasa de uva si sigo así. Pero la verdad que no me importa para nada. Nunca usé ni voy a usar protector solar ¿Para qué quiero tener la piel linda a los cuarenta? No necesito eso. Eso se los dejo a las viejas gagá que andan de levante con esa edad. Yo ya me casé. Ya no me importa arrugarme.

Me quedé muda. En realidad mi pregunta tenía que ver con otras consecuencias de tomar sol sin protección.

Como por ejemplo el cáncer.