jump to navigation

Todos los años deberías hacer un balance concienzudo sobre todos los aspectos de tu vida marzo 11, 2010

Posted by Malena Ferrini in Autoayuda, Ocio y viajes.
Tags:
4 comments

Algunas decidirán hacerlo para su cumpleaños, otras al empezar las actividades laborales. Yo elegí hacer el mío en año nuevo, y este fue el resultado:

Las vacaciones están por terminar y los brasileños se ponen unas mallas que diosmelibre. Entonces se me ocurre hacer el balance de mi vida, aunque me dan más ganas de bailar que de otra cosa. Este año me han pasado miles de cosas y el lindo que está tomando sol acá en la reposera de al lado se ha quedado dormido. Por momentos he pensado que con lo bueno que está debería saltarle encima ya mismo, pero no da.

He tenido buena suerte. Apostando a los fichines, hice quince dólares con cinco. También tuve mala suerte en el amor. Pongámosle que fue mala suerte. Trato cada día es de no atormentarme, de recuperarme, reconstruirme de a un paso por vez. Me dan ganas de pararme y ponerme a bailar el siburruchá aunque no tenga tanta gracia con el yeso. ¿Será Gay? Lo que pasa es que es brasuca y estos se ponen unas sungas de colorinchos aunque sean los machos más pintados.

Sí, me rompieron el corazón. Después terminé haciendo cualquier taradez de puro despechada. Aunque algunas de esas imbecilidades me salieron (un poquito) bien. Lástima que la porquería esta se me va a desintegrar si me voy al mar. Si no, me metería con el yeso, los lentes de sol y el brasuca soñoliento de la sunga dudosa. Tiene los piecitos más lindos, está todo bronceado, es perfectamente proporcionado. ¿A qué se dedicará?

En lo profesional me fue bien. Amo mi trabajo aunque creo que el año pasado se me pasó un poco la mano con todo lo que hice. Para mí que se hace el dormido. ¿Quién duerme con la música tan fuerte? ¿Me habrá mirado así un hombre cuando yo tomaba sol? Tengo que retomar el gimnasio, ya voy a estar obligada con la rehabilitación. Por mi salud sería bueno convertirlo en una prioridad. Debe estar en coma, no se despierta. Y seguir trabajando y creciendo. Terminar de independizarme. Viajar por el mundo con la licencia del bracito roto.

Al principio pensaba que nada de lo que me había pasado no tenía sentido, pero ahora todo se ve más claro. Hay que aprender a capitalizar las experiencias. Porque además de cansarme, el pasarme de rosca laburando me regaló unos amigos preciosos. Suertuda. Los hermanos, los amigos de hace mucho, los recientes, todos abrazándome cada uno a su manera cuando pasaba el mal rato. Que se te rompa el brazo y el corazón con poquitos días de diferencia no es moco de pavo. Pero qué garrón lo despertó una mujer hermosa que le habla afilado y no para de dar indicaciones. Dicho y hecho: es la esposa y se lo está llevando. Lo malo es que el otro lindo está más lejos y no lo veo muy bien. Lo bueno es que ahora sé que cuando parece que estamos perdidos, es porque algo muy bueno está por llegar.

Lo recomendaban en la Catequesis de Confirmación.

Anuncios