jump to navigation

La actividad física y sus objetivos agosto 15, 2010

Posted by Malena Ferrini in Autoayuda, Dietas y actividad física, Salud y prevención.
Tags: ,
6 comments

La pucha que hace frío y yo yendo al gimnasio. Hay que tener ganas de pagar para ponerse a sudar un día como este.

-Hola, ¿Es tu primera clase?

-Sí.

-Bueno. Primero es fundamental llenar la planilla. Peso, altura, enfermedades preexistentes, medicación permanente, operaciones y objetivos.

-¿Objetivos?

-Sí, sería bueno que nos digas para qué venís al gimnasio.

Complicado… pensá fuerte Malena… Vengo porque me pongo triste y levantar estos fierros me saca la mala cara. Porque todo el día atrás del monitor me mata la espalda, me da tortícolis, ataque de ciática, síndrome del túnel carpiano, várices y celulitis. Porque mi trabajo es de cerebro, entonces un día es fácil olvidar que hay también hay un cuerpo que reclama su propia atención. Porque quiero las endorfinas, pero sin las complicaciones que traen las otra maneras de obtenerlas.

Mi madre me dijo hacé algo que te estás ensanchando. También me dijo medio en chiste que vaya al club de los médicos a ver si engancho uno, pero la verdad, no estoy con ganas de hacerme la femme fatal. A buscar tipos definitivamente no vengo. No estaría acá en un multiespacio de minas, ni me hubiera puesto esta joggineta desteñida. Nada más quiero correr en la cinta y no perder nunca más el micro. Quiero darle un sentido a tanta calza archivada en el placar. Quiero que me salte el corazón, y que para variar me chorree agua salada de otro lugar que no sean los ojos. Descargar toda la mala vibra acá mismo. Acá y ahora.

Además desde que me rompí patinando no hice más nada. Cero actividad física. Eso sin contar que camino como treinta cuadras al día y a veces hasta las corro, pero no viene al caso ahora. A ver si puedo copiar algo decente del folleto…

-¿Y esto? ¿Plataformas vibratorias?

-Es para que adelgaces y llegues espléndida al verano.

Pero si estoy fantástica. Y si adelgazo me quedo sin tetas, así que definitivamente NO.

-A adelgazar definitivamente no vengo.-Le dije muy seria.

Escribí en el formulario “Mejorar la postura” y le pedí que empecemos de una buena vez.

Ya tuve mi primera clase y salí simplemente extasiada. Ahora quiero más.