jump to navigation

Limpieza de emergencia para recibir gente octubre 1, 2014

Posted by Malena Ferrini in Ama de casa, Secretos de conquista.
Tags: ,
add a comment

El otro día me contaba Connie que había invitado a alguien a su casa y justo ese día le faltó la empleada. Este post está inspirado en su experiencia. 

Una nunca sabe, y entonces… además de estar depilada, hay que dejar la casa más o menos digna para que el invitado en cuestión no tema agarrarse cólera o encuentre algo comprometido. Este es un método exprés para acomodar las cosas es bajo la norma “por donde mira la suegra” o en este caso, “el chongo”.

Conviene no gastar más de 30 minutos en el proceso (para conservar el buen talante) y seguir el orden de los pasos, ya que si la persona en cuestión llega antes de tiempo, habremos resuelto los puntos más críticos.

  • Abrir todas las ventanas para que se ventile la casa.
  • Verificar que el sanitario humano y el de las mascotas estén mínimamente limpios (llámese a esto sacar los restos de caca y asegurarse de que no despida olor).
  • Esconder cualquier parafernalia que invoque la presencia de otro hombre.
  • Sacar la basura. Las bolsas rebalsadas no son sexies. En caso de que no sea horario basureril, esconderlas en el patio o balcón.
  • Ordenar los platos sucios, todos adentro de la pileta. Parecerán menos. Aprovechar a operación para enjuagar cualquier cosa que haya empezado a largar olor.
  • Agrupar la ropa sucia en un canasto y ponerla fuera de vista.
  • Apilar los objetos de manera que se vea la mayor cantidad posible de superficie horizontal (llámese mesa, suelo, estantes, escritorio, etc.), esto da sensación de orden.

Si no alcanzó a hacer todo lo anterior, apenas llegue el invitado póngase urgente en tetas. Nada como desviar la atención para remar estas situaciones. (Este último consejo lo agregó un amigo mío, que dice que si el tipo es BIEN MACHO, no debiera estarse fijando tanto en el orden. Ampliaremos).

Anuncios

Los nuevos contextos de enseñanza-aprendizaje septiembre 17, 2014

Posted by Malena Ferrini in Cómo perder a un hombre, Secretos de conquista, Semiótica Viril.
Tags: , ,
add a comment

Me recomendó un amigo que bajara la edad mínima en Tinder. Demás está decir que aparecieron hordas de jovencitos… y que el experimento sólo duró unas horas.

-Hola hermosa

-Hola

-q haces?

-Acá, trabajando en la oficina

-Uh, estás vestida de secretaria sexy?

-Jajajaja

-M imagino con tu ropa de secretaria, que te acaricio lentamente y te saco la ropita.

-q pasó te asustaste?

-uh si. Mufasa!!! brrrrr

-sabes te puedo dar mucho placer…

-cuando nos veamos primero quiero besarte el cuello y despues seguir con todo tu cuerpo.

-hola divina.

-hola hermosa

-que mala, no me contestas 😦

-me mandas una fotito sexy?

-pense que podíamos encontrarnos y tener algo.

-por qué no me contestas?

-Hola.

-Quizás no me engancho con tu estilo de seducción.

-Es medio grasa pedir fotos.

-Además yo ya intuyo lo que te estás imaginando. ¿Por qué mejor no hacer comentarios inteligentes y divertidos, verse y después dejar que lo demás fluya?

-Cara a cara es más fácil, con miradas, con el lenguaje corporal podés decir mucho. Ir generando un clima que lleve a otras cosas…

Lamentablemente mi interlocutor en este chat me eliminó sin siquiera agradecerme.

A todos aquellos que hacen de la docencia un estilo de vida.
Feliz día del profesor.

Cuando las emociones nos sobrepasan septiembre 15, 2010

Posted by Malena Ferrini in Autoayuda.
Tags:
6 comments

Me enojé para el orto con una gente. Hacía un calor de morirse y yo estaba de campera. Las corrientes de aire me hacen mal o me enferman, creo. Me dieron ganas de llorar porque no me trajeron la milanesa y leí un mail que me ha dejado más acelerada de lo que mi fisiología puede tolerar. Tengo que pasar en limpio doscientos dibujos y me estreso. Me dan ganas de estrolar los periféricos porque soy tan queso que no me andan. Me agarró un ataque de risa porque de nuevo volqué el café en la oficina (colegas, si dejo de mandarme macanas, huyan: significa que la Skynet me ha reemplazado por un T-1000). También sentí mucha gratitud. Alegría. Ansias inexplicables pero lindas. Caminé, caminé un montón y rapidísimo (apuro, sentí). Impaciencia, indignación desmedida contra los automovilistas que estorban en la senda peatonal. Me alegré por la mejoría en la voz. Me dio euforia tener la compu nueva entre mis brazos. Sin embargo el tedio acudió inexorable cuando seguí mudando mis archivos de acá para allá. Bah de allá para acá, porque estoy posteando justo ahora (el día que no corresponde) desde esta joyita mientras bostezo y mi sentido de responsabilidad me implora que vaya a cansarme a mi cama de una vez por todas. Por lo menos ya no hace falta la bolsa de agua caliente, pero igual me dejo los zoquetes puestos. Antes de cerrar los ojos, quisiera dejarme llevar por mi hambre atroz  de chocolates y Pan.

Si. Ya sé que estoy detonada. Que el posteo cien fue un bochorno. Que ya no hay vuelta atrás. Me gasté la conmemoración en una pavada que no daba ni para reirse. Entiéndanme. Me pasan miles de cosas.

Necesito bajar un cambio…

…o tomarme un bidón de Bardahl.

Me lo recomendó un amigo.

No agreguemos más presión de la que ya hay agosto 29, 2010

Posted by Malena Ferrini in Arte culinario, Autoayuda, Secretos de conquista.
Tags: ,
8 comments

Ya el asunto de la salida en sí venía medio tirado de los pelos por cosas que no voy a explicar acá, pero me gusta el sushi y él me daba intriga. Dije sí.

Un día antes de lo esperado, me llamó al celular para avisarme que en diez minutos pasaba a buscarme. Me había confundido de día de la semana y estaba hecha un cachivache de joggineta, chateando con la computadora en las piernas (la laptop, no me veo en esa pose con una CPU y un monitor de 17…). Yo no soy las mujeres, pensé mientras le decía la verdad pero le aseguraba que iba a estar lista a tiempo. Colgué el teléfono apagando la PC y mirando la pila de ropa en la silla.

Unas cepilladas en el pelo. El chupín gris, la remera verde, unas botitas grises, desodorante y perfume en la nuca, atrás de las orejas y las muñecas. La cartera gris: billetera, check!… llaves, check!… El celular sonando cinco minutos antes de lo deseado y ya está estacionando tengo que bajar pronto así no toca el portero. Saco de lana y brillo labial. Go, go!!

Después no pude con el genio: me volví a buscar un collar. Pero bajé a tiempo y me di cuenta de que estaba re desabrigada.

Nos trajeron la carta y tiré uno de los palitos al suelo (a quién se le ocurre ir a un lugar con palitos en la primera salida). Al final decidió él porque yo me quedé embelesada con el arreglo tipográfico y la puesta en página del menú, ahí se me trabó el seso un buen rato. Creo que fue hasta que dijo:

-Cuando vengo acá siempre hacemos un juego: el que al final tiene más limpio en mantel, gana.

Dejáte de joder pedazo de villano, como si no fuera ya complicado remar la cita siendo torpe como soy, mal arreglada en cinco minutos, comiendo con palitos y sosteniendo una charla… pensaba yo.

-Mejor que no, ya de por sí se me está complicando hablar y usar palitos a la vez… ¿No te parece mucho?

-Jaja… Bueno, como quieras.

Cuando nos retiraron los platitos, el mantel blanco tenía unos goterones enormes, pero del otro lado, porque mi mitad estaba inmaculada. Estuve tentada de hacerle leru-leru y el festejo del chileno Salas… pero me contuve como una princesita. Sólo gané porque no hubo ninguna competencia.

Los hombres también sufren durante sus rituales de belleza agosto 17, 2010

Posted by Malena Ferrini in Belleza capilar, Consejos de belleza, Semiótica Viril.
Tags:
10 comments

En el día de nuestro prócer máximo, comparto con ustedes la heróica hazaña de un amigo mío. Lean aquí su conmovedor testimonio.

Sabés, con los años se te caen los pelos de la cabeza y te empiezan a salir en los lugares más inesperados. Yo todavía viejo no soy, pero el otro día me encontré un pelo enorme saliéndome de la nariz. Es un asco tener eso colgando, así que me lo quise arrancar con la pincita. Me costó un montón engancharlo porque tenía que hacer la acción espejada en el botiquín, muy de cerca, con los ojos bizcos para enfocar y no errarle. Cuando lo tuve bien agarrado pegué el tirón y aydiosmelibre… Primero vi todo como estrellitas, puntitos blancos. Después se me puso todo azul y me agarró un mareo que ni te cuento porque tenía ganas de llorar, estornudar y gritar al mismo tiempo.

Puse ojos de piedad y sonreí compasivamente mientras me regocijaba un cachito por dentro. Algún tipo de justicia divina viene a resarcir a todas las mujeres por los tirones de todos los otros pelos que ya desde la pubertad tenemos el deber de arrancarnos.

Siempre viene bien un poco de autobombo julio 27, 2010

Posted by Malena Ferrini in Autoayuda, Entretenimientos.
Tags:
4 comments

Me quedé sin baterías y no pude escuchar más música. Es inimaginable lo que puede pasar si se me deja a solas con mi cabeza aunque sea sólo lo que dura el micro desde mi trabajo hasta mi casa.

Miraba por la ventanilla tarareando Creep de Radiohead. Qué loco que en un pueblo como San Carlos alguien pintara el nombre de esta banda en una pared. Qué estará haciendo mi comentarista y amiga Romina que acaba de volver a Buenos Aires y entiende mis silencios como poca gente. Como si fuera esperable que me calle de repente. Como era de día y ahora se ha hecho de noche. Mi primer día de laburo después de las vacaciones tiene una noche con luna llena y me acuerdo de un sorete encantador que se creía que era hombre lobo y no tenía ni un bendito destapacorcho. La moza que adivinó que necesitábamos el corcho para llevarnos el vino. Las manos blancas del pianista engripado y la botella a los pies de la cama. Esta cita es un fracaso, debe haber pensado él con sus cuarenta grados de fiebre mientras yo lo arropaba y le daba agua. Pero a mí me gustó tanto que sentía más piedad que ganas de capitalizar una noche hermosa y difícil en una mera historia de blog que sonara a autobombo. Como publicar que hace más de una semana me escribieron los de revista oblogo para avisarme que mi post concursa por dos mil quinientos pesos. Que haga alharaca así me votan y me lleno de plata para vaya a saber qué. Bueno. Dos lucas y media no le vienen mal a nadie. Vótenme porfis. Que de repente me puse melancólica. ¿O será que me está por venir? No veo la hora de llegar a mi casa y apoyar el poto en la estufa.

Premio Oblogo Hipotecario

El consejo me lo dio un colega y amigo personal cuyo nombre prefiero resguardar.

También hay que saber detenerse cada tanto julio 18, 2010

Posted by Malena Ferrini in Autoayuda, Ocio y viajes, Salud y prevención.
Tags:
3 comments

Me tomé un día de spa, por eso no hubo post hoy. Espero sepan disculpar. Pronto volveré a la normalidad y les contestaré todos los comments.

Gracias por entender. De verdad necesitaba el descanso. Nos vemos el martes.

No preguntes macanas durante el partido junio 10, 2010

Posted by Malena Ferrini in Entretenimientos, Semiótica Viril.
Tags:
8 comments

Una serie de FAQ’s para consultar y memorizar antes del sábado.

Foto: http://www.labombonera.com.ar - Clic para ampliar.

¿Los nigerianos no son esos que nos hicieron pomada en las olimpiadas?

Sí. Pero no queremos acordarnos. Callate la boca.

¿Cómo que está habilitado un jugador?

Cuando el delantero recibe la pelota hay dos jugadores entre él (que tiene la pelota) y el arco ó le pasó la pelota un contrario ó tiene la pelota porque rebotó en el arquero o en alguno de los palos del arco. Si no estuviera habilitado, estaría cometiendo off side (también conocido como orsai o posición adelantada).

¿El líbero juega donde se le da la gana porque es libre?

Juega atrás en la defensa (eso queda cerca del arco).

Este árbitro es un vendido ¿Por qué no cobró esa falta?

Lo más probable es que no la haya visto, o que haya aplicado la ley de ventaja: si el jugador al que le cometieron la falta sigue en poder de la pelota, no se  interrumpe la jugada.

¿Qué es 3-4-3, 4-3-3 y 4-3-1-2?

No. No es un número de teléfono. Son tres maneras de parar el equipo en la cancha. Siempre enumerando de atrás para adelante. Defensores, mediocampistas y delanteros. La última opción incorpora uno más (el enganche) que es el que recibe la pelota de los mediocampistas y se las pasa al delantero.

Un agradecimiento especial a Gonza, el implacable y a mi amigo misterioso, que a pesar de ser muy didáctico no paraba de reirse de mi bestialidad fulbistica.

Dos maneras de cortar una cebolla mayo 23, 2010

Posted by Malena Ferrini in Ama de casa, Arte culinario, Asuntos de pareja, Cómo perder a un hombre.
Tags:
add a comment

Para el genio, para el lobo, y para el hombre bueno que necesita seguir cumpliendo sus promesas.

Acá estamos y nos miramos con las ganas de siempre mientras me discutís la manera de cortar la cebolla. ¿Vos sabés que ya lo había pensado? Tengo un fundamento que agradecés porque te lleva a reflexionar, pero igual la cortás a tu manera y no llorás.

Condimento la salsa y tu abrazo es desmedido. No puedo pensar en nada. No puedo ansiarte si sus brochas de maquillaje están ahí dormidas en el baño. Entonces estamos, como siempre, como nunca, (quizás) quieriéndonos a destiempo mientras ella hace algo que no sé en otro lado, pero está ahí en las paredes de la casa. En las historias que no aprendo a des-contarme cuando veo sus libros en la estantería.

La comida está bien, pero no podríamos terminarla aunque quisiéramos. Estamos llenos de besos que maceraron años mientras yo te decía que no y vos me buscabas (o la buscabas a ella).

La comida está excelente. Pero nos raptan los abrazos, nos arrancan de las sillas, de la ropa. Nos arrancan de la verdad. Nos arrancan de nosotros. Te miro y sos ese que cantaba los redondos hace tantos años. Ahora tu cara tiene otras marcas y tus ojos son más hermosos. Tus dedos en mis labios me imploran que no rompa este silencio todavía.

-Decime. ¿El amor es un rayo que te parte todos los huesos o es eso que se construye todos los días?

-El amor es lo segundo, Malen. Lo otro son mentiras. Lugares de fantasía. Pequeños mundos felices que creamos para escaparnos de las cosas que nos duelen todos los días.

-Entonces no. No puedo, mi amigo.

Yo no quiero ser otra mentira. Apoyo la cabeza en el almohadón mientras te miro hablar solo sin parar. Acaricio tu frente blanca y ajena pensando en ella, en su documento en la mesita del televisor.

Una taza de café me devuelve al micro, al trabajo, a mi verdad. Estoy vacía de volver y encontrarme conmigo mientras pienso en las cosas que me duelen todos los días y los pequeños mundos felices que no sé crear para paliarlas.

Una vez más reflexionamos. Pero esta vez la cortamos a mi manera.

Aunque me toque llorar un poco, esto ya no va a ser.

Pero cerca, aquí cerca el lobo aúlla
despertando al mal hombre,
al mago bueno
con un corazón que no puede
cumplir más promesas ya.

(…)

Me pude apartar de tu corazón
en otro crimen más
y me alejé de tu seducción
y tu dulce voz.

Mi genio amor – Carlos Solari

Estrategias para conquistar abril 29, 2010

Posted by Malena Ferrini in Secretos de conquista.
Tags:
17 comments

Dice Chelo que cuando un hombre nos guste, deberíamos tomar la iniciativa. Yo me sentiría halagado, dice también, es algo que me gustaría, de hecho creo que no saldría con una chica que no quiera tomar las riendas de la situación.

Pero la verdad, la situación es mucho más compleja.

Blue eggs - Foto: http://www.gardenstew.com/

En nuestra cultura aún hay gente que cree que él debe tomar la iniciativa, que una mujer que da un paso al frente no vale (tanto) la pena como una que simplemente invita mientras se hace la histérica a toda costa.

Nunca me sorprendió escuchar críticas contra este tipo de chicas que seducen sin explicitar y van por la vida dando un pasito para adelante y tres para atrás. Las hará sentir poderosas, supongo, dejar a los tipos con las gónadas azules mientras deciden que mejor que no, y se van sin remordimientos. Llegan hasta límites insospechados en un flirteo que a todas luces saben inconducente y llevan adelante como un wicked game que usan para mejorar la autoestima o subyugar a algún desprevenido.

Bueno, ponele desprevenido… tampoco me voy a quedar de brazos cruzados convenciéndome de que los tipos que les prestan atención a estas chicas son inocentes criaturitas. Hora de blanquear que todo histeriqueo es una promesa, y que estas chicas (y los hombres concomitantes) conocen perfectamente las sutilezas de este jueguito:

Si gana el tipo, se lleva a la chica a la cama. Si gana ella, en cambio, logra una estela de hombres locos de ganas de los que se burla un poco pero no tanto, así siguen revoloteándole para no sé qué.

Las relaciones humanas se transforman en partidas de ajedrez y ya ninguna acción tiene relación con lo que se está sintiendo: todo debe estar enfocado en ganar. Las personas comienzan a ser cosas que tienen un uso, un fin y una razón de ser en la partida… hasta que por una causa u otra salen del tablero y terminan en la caja esperando un nuevo juego.

Quizás no hacen falta las estrategias. Tal vez ganar y perder es lo mismo. Cuando elegís jugar el juego te convertís en una ficha, y tarde o temprano vas a parar a la caja.